Actualizado 12/06/2007 23:58 CET

27-M.- El BNG advierte de que el pacto en Vigo "será para un gobierno de dos" y "no de una fuerza que apoye a otra"

Los socialistas se remiten al acuerdo marco gallego y abogan por "una lógica proporcionalidad"

VIGO, 12 Jun. (EUROPA PRES) -

El BNG de Vigo advirtió hoy de que "si hay acuerdo" en la ciudad olívica será para conformar un "gobierno de dos" y "no de una fuerza política que apoye a otra", al tiempo que reconoció que el acuerdo marco firmado a nivel gallego "ha facilitado" la negociación local.

Así lo manifestó el portavoz de la comisión negociadora del BNG, Xabier Alonso, tras finalizar la reunión que mantuvieron nacionalistas y socialistas hoy en un hotel de Vigo durante tres horas, y en la que, según Alonso, "no se llegó a ningún acuerdo, sino que hubo un intercambio de documentación sobre las medidas prioritarias y los respectivos programas electorales".

El portavoz de la comisión nacionalista explicó que el BNG garantiza el apoyo a Abel Caballero para que sea investido alcalde el próximo sábado, pero aclaró que el acuerdo de gobierno "depende del respeto que el PSdeG tenga al BNG". Según Alonso, ese respeto pasa por "dejar claro desde el principio que son dos fuerzas políticas las que acuerdan, y no una fuerza que apoya a otra".

Además, reiteró que, aunque el acuerdo marco a nivel gallego "es bueno para todos, no es bueno copiar las cosas", en referencia a la posibilidad de que se reproduzca en Vigo el mismo modelo de gobierno bipartito de la Xunta. "Hay posibilidades de acuerdo pero aún estamos en la fase de intercambio de documentación", explicó.

Con respecto a los plazos, Xabier Alonso aclaró que lo importante es que la ciudad "necesita un gobierno estable para poner punto y final a la parálisis institucional", por lo que "no hay que apresurarse y que luego el pacto no nos satisfaga". "Si se cierra el acuerdo antes del sábado bien, y sino, también", añadió.

"LOGICA PROPORCIONALIDAD"

Por su parte, el portavoz de la delegación socialista, Carlos López Font, explicó que, aunque aún no se abordó el reparto de áreas de gobierno y la representación de cada partido en el futuro ejecutivo local, "el PSdeG se remite al acuerdo marco firmado en Santiago", en el que, insistió, "se reconoce la diversidad de los dos partidos, el carácter unitario del gobierno y el reparto en proporción a los resultados". "No hay que dramatizar, es una cuestión lógica de proporcionalidad", sentenció.

López Font señaló que, aunque el acuerdo refleja la posibilidad de que hay un primer teniente de alcalde con atribuciones, "las fuerzas políticas pueden acordar otra distribución a nivel local". Asimismo, aseguró que tras el intercambio de impresiones en la reunión de hoy "va a haber muchas coincidencias" entre ambas formaciones.

Con respecto a los plazos para cerrar el pacto de gobernabilidad, el portavoz socialista reconoció que su formación política es "optimista" y no se ha planteado la posibilidad de iniciar el mandato en solitario, porque esperan que se llegue a un acuerdo antes del próximo sábado. En todo caso, señaló que el PSdeG quiere "un acuerdo meditado para cuatro años e incluso más".

López Font recordó que los resultados electorales suponen "una nueva oportunidad" para que haya una gobierno de izquierdas en Vigo, por lo que "hay que aprender de los errores del pasado y no volver a cometerlos". También aseguró que durante la reunión de hoy, que calificó de "ejemplo de eficacia", no hubo puntos de divergencia entre nacionalistas y socialistas.

NUEVA REUNION

Las comisiones negociadoras de ambas formaciones políticas volverán a mantener mañana una nueva reunión, a partir de las 17.00 horas, en el Hotel NH Palacio de Vigo, en la que se intentará conformar un documento consensuado sobre las prioridades del futuro gobierno municipal y un programa de acción.

Además, según explicó López Font, ambas formaciones políticas acordaron llevar una propuesta de reparto de áreas de gobierno, una medida que "es imprescindible para desarrollar un programa, pero la gente tiene que saber que no es un mero reparto de poder".