Actualizado 03/06/2007 13:31 CET

27-M.- Carod niega un efecto dominó entre el Ayuntamiento de Barcelona con ERC en la oposición y el Gobierno catalán

BARCELONA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

El conseller de la vicepresidencia de la Generalitat y presidente de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira, afirmó que la decisión de los republicanos de no entrar en el equipo gobierno del Ayuntamiento de Barcelona con PSC e ICV-EUiA no tiene por qué afectar al Ejecutivo de la Generalitat.

Preguntado por si puede haber un efecto dominó, señaló que "se equivocaría algún partido que quisiera confundir Barcelona con Catalunya". "No tenemos ninguna obligación de votar a Jordi Hereu --PSC-- como no tenemos obligación de votar a Xavier Trias --CiU--. No tiene por qué afectar si estamos diciendo que hay esta pluralidad de mapas municipales por Catalunya, hicimos una apuesta hace seis meses por un gobierno determinado y esta apuesta se mantiene", aseguró.

En una entrevista publicada hoy en el diario 'Avui' y recogida por Europa Press, Carod afirmó que "ahora mismo tenemos casi todos los números para que el nuevo equipo de gobierno en el Ayuntamiento de Barcelona arranque con ERC en la oposición".

Vio "improbable" un acuerdo en el Consistorio y dijo que "cuando la mitad de los votos que perdemos en Catalunya los perdemos en la misma ciudad, que es Barcelona, se constata que hay cosas que no han funcionado. Hace falta una reacción. No es conveniente que ERC entre a formar parte del nuevo gobierno", agregó.

INMIGRACIÓN.

Carod remarcó que "lo que me preocupa es el futuro de Catalunya como nación" y como "comunidad nacional", pero lamentó que "en estos momentos en algún sector de la sociedad catalana, minoritario, hay una actitud de miedo que se expresa en el rechazo a la gente que ha venido de fuera de la Unión Europea".

"También hay una especie de actitud latente, de no acabar de aceptar que la gente que vino de fuera de Catalunya pueda llegar a tener un papel relevante en la construcción de este país", remarcó. Carod aseguró sentirse "orgulloso" de "ser de un país donde la nación no es étnica, sino que es civil, es inclusiva, es un país de construcción, cosa que no pasa en España".

En su opinión, "en España nunca escogerán a un presidente del Gobierno catalán. En Catalunya hemos escogido un presidente del Gobierno nacido fuera de Catalunya. En el Sur de Europa no hay un país tan plural como Catalunya".

LA CATALANIDAD NO LA HACE EL APELLIDO.

En esta misma línea, subrayó que "construyen mucho más Catalunya aquellos que con apellidos no catalanes y nacidos aquí o fuera han decidido que este país es su futuro, que no gente de apellidos catalanísimos que hace tiempo que ha dimitido del país y para quienes Catalunya no es su prioridad".

El vicepresidente de la Generalitat desgranó algunos de los "cambios" del Govern en comparación con hace al menos dos legislaturas y apuntó que el presidente, José Montilla, "ni es de Barcelona, ni nació en Catalunya, ni es de clase alta ni tiene apellidos catalanísimos", lo que no consideró "ni bueno ni malo".

Destacó que "es la primera vez que hay gente que ocupa cargos de responsabilidad en el país y en los partidos que no ha pasado nunca por el catalanismo cultural" y dijo que "más allá de los éxitos o los fracasos electorales, lo más importante es si realmente podemos afrontar el reto de la nueva inmigración extracomunitaria cuando ahora determinadas actitudes demuestran que no hemos acabado de resolver al cien por cien el reto de la inmigración peninsular".