27-M.- Independientes e IU exigen cambios en políticas de urbanismo, y personal para aceptar un pacto con PSOE en Zamora

Actualizado 31/05/2007 20:34:13 CET

El PP condiciona el acuerdo al respeto del programa electoral de su candidata

ZAMORA, 31 May. (EUROPA PRESS) -

La formación de un gobierno estable en el Ayuntamiento de Zamora depende en estos momentos de la actitud de los dos partidos minoritarios, la asociación de independientes Adeiza y la coalición Izquierda Unida, por lo que tanto PP como PSOE exploran estos días la disposición de ambas formaciones para alcanzar un acuerdo.

El Partido Popular, con sus doce concejales, sigue siendo el que más posibilidades tiene para lograr un acuerdo de gobierno estable, dado que sólo necesita los votos de los concejales de Adeiza. En el PP se pone como condición para alcanzar algún tipo de acuerdo el respeto por el programa electoral con el que la candidata popular, Rosa Valdeón, se presentó a las pasadas elecciones del mes de mayo.

En Adeiza, por su parte, se exige para llegar a un acuerdo un cambio radical en la política urbanística del Ayuntamiento de Zamora. Los independientes ponen como condición previa para alcanzar algún tipo de pacto la derogación del actual PGOU y la renuncia a seguir adelante con la compra del nuevo edificio municipal, una operación financiera que ha sido muy criticada por los independientes.

La recuperación del bosque de Valorio, la puesta en marcha en el Castillo de un centro de interpretación de la cultura medieval y la reorientación de las actividades en la Fundación Rei Afonso Henriques son algunas de las exigencias puestas sobre la mesa por Adeiza.

En Izquierda Unida, por su parte, se considera que el nuevo equipo de Gobierno tiene que salir de la formación de una mayoría de gobierno estable integrada por PSOE, IU y los independientes. El próximo alcalde de Zamora, según la coalición progresista, tendría que ser inexcusablemente el cabeza de lista socialista, Carlos Hernández.

En IU se pone como condición previa para hablar de un pacto el rechazo al actual PGOU, y, sobre todo, la puesta en marcha de una nueva política en materia de Urbanismo basada en la construcción de viviendas sociales y en la eliminación de las recalificaciones de terreno realizadas por el actual equipo de gobierno y que están pendientes de aprobar definitivamente. Además, en Izquierda Unida se considera imprescindible reducir a la mitad los gastos destinados a los grupos políticos y a protocolo.

Los socialistas, por su parte, se muestran dispuestos a conformar una mayoría de progreso y están a la espera de iniciar las conversaciones con los partidos minoritarios.

En el PSOE se considera que la mayor parte de las peticiones realizadas por tanto por Adeiza como por IU son asumibles, por lo que ven factible que el próximo alcalde de la ciudad sea Carlos Hernández.