Actualizado 21/05/2007 14:44 CET

27-M.-PP promete cubrir con un corredor verde la Vía de Cintura entre Sa Vileta y Son Rapinya para conectarlas al centro

PALMA DE MALLORCA, 21 May. (EUROPA PRESS) -

Las candidatas del PP al Consell de Mallorca y a la alcaldía de Palma, Rosa Estaràs y Catalina Cirer, prometieron hoy que si el PP gobierna en ambas instituciones y consigue presidir el Ejecutivo Autonómico, ejecutará un proyecto que permitirá cubrir la Vía de Cintura entre la rotonda del cementerio, Sa Vileta y Son Rapinya, con un gran corredor verde que tendrá como objetivo conectar las zonas residenciales de la periferia con el centro de la capital reduciendo el impacto sonoro y medioambiental de ambos barrios.

Así lo anunciaron hoy ambas candidatas en una rueda de prensa a la que también asistió la número tres en la lista de los 'populares' al Parlament y consellera de Obras Públicas, Vivienda y Transporte, Mabel Cabrer, quien explicó que el proyecto cubriría la Vía de Cintura desde la salida al Cementerio, hasta la rotonda de Sa Vileta y desde allí, hasta la de Son Rapinya.

Cirer recalcó que se trata de un proyecto pactado entre las tres Instituciones --Govern, Consell de Mallorca y Ayuntamiento de Palma-- y aseguró que permitirá ganar alrededor de 4.000 metros cuadrados de terrenos con una extensión de 1.100 metros de zonas verdes, servicios y espacios de convivencia y deporte, incluyendo un carril bici que continúe hasta el centro de Palma.

Según Cirer, la obra afectaría a los barrios de Son Dameto, Son Cotoner, Sa Vileta y Son Rapinya, uniendo todas las barriadas a través de "un gran espacio verde" que, a su juicio, eliminaría la contaminación acústica y ambiental de las barriadas a las que afecta el paso de la autovía. El proyecto tendría una fase de ejecución de un año y un coste de 12 millones de euros.

La candidata al Consell apuntó que el proyecto permitirá ampliar el Parc de Sa Riera hasta Establiments y permitiría a los carriles bici salvar el obstáculo que supone el paso de la autovía, ya que el espacio verde cubriría "como un túnel" el paso de los automóviles.

Por su parte, Cabrer explicó que la autovía se cubriría con losa en la que posteriormente se plantaría vegetación y mantuvo que dejaría a la vista tan sólo las rotondas y los accesos a las mismas, recalcando que la obra no afectaría las entradas y salidas, ni al tráfico que accede a los colegios de la zona.