27-M.-Touriño aspira a la Diputación de Lugo para erradicar la "reserva natural de las políticas clientelares" del PP

Actualizado 13/05/2007 18:16:45 CET

Considera a Orozco una "referencia en toda España" y valora que "devolviese el orgullo y la autoestima" a la capital provincial

LUGO, 13 May. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del PSdeG, Emilio Pérez Touriño, apostó hoy por "incorporar al cambio" a la provincia de Lugo, para que "despierte" como hace ocho años hizo la capital con el acceso al poder del socialista Xosé Clemente López Orozco, y "abandone el furgón de cola" tras "muchos años en los que la derecha pensó en Lugo como la reserva natural de las políticas clientelares".

En su intervención en un mitin de apoyo al candidato a revalidar el bastón de mando, Touriño propuso sumar las instituciones de Lugo a la alternancia que se produjo en las autonómicas de 2005, "empezando por la diputación" y continuando con los ayuntamientos. "Llevaremos el cambio, es posible y lo vamos a conseguir el día 27, no perdamos esa oportunidad", declaró.

Por ello, ante los más de 1.000 asistentes que se congregaron en el auditorio Gustavo Freire, entre los que figuraba la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, Touriño puso a Lugo como "ejemplo para toda la provincia", a la que apeló a "trabajar para incorporarse al proyecto de renovación" encarnado por José Luis Rodríguez Zapatero en España, por López Orozco en la capital y por él mismo en la Xunta.

Así, Touriño destacó que el ayuntamiento de Lugo "lidera el proceso de cambio para que la provincia abandone furgón de cola" y, tras subrayar que "hace tiempo que se irguió", declaró que "uno puede presumir" de regidores como Orozco, a quien se refirió como "referencia y modelo en toda España de una forma de gobernar" con las "creencias y valores que motivan a los socialistas a estar en política".

MOTOR DE LA GALICIA INTERIOR

Según él, la gestión del primer edil "cambió de raíz la fisonomía de Lugo como motor de la Galicia interior" y permitió "devolverle su autoestima y su orgullo". "Los lucenses sentís el orgullo de ser ciudadanos de aquí por la voluntad de servicio por encima de todo de alguien que es alcalde de todos y que recuperó ganas de ganar el mejor futuro", proclamó, tras lo que resumió que "ése es el resultado del trabajo de Pepe Orozco".

En este sentido, valoró que el ayuntamiento haya visto cómo "cambiaba su posición en el contexto de la red de ciudades", de forma que, "por primera vez en su historia, no está en el rincón del atraso, sino en el centro de la prosperidad". "Eso es lo que estamos haciendo con Lugo", añadió, para reivindicar a continuación la contribución de su Gobierno para consolidar "una Galicia que supere las dos velocidades".

"No es que necesariamente tenga que haberlas, no es una ley de la naturaleza, sino el resultado de las políticas de abandono que practicó la derecha. Eso es lo que queremos cambiar y vamos a hacerlo", declaró, con instrumentos como el Plan de Reequilibrio Territorial habilitado por el bipartito hasta 2010 y que, con una partida de más de 2.500 millones, equipará a la Galicia interior para que "se convierta en la Galicia de progreso, dignidad y trabajo".

"LUGO PESA"

Al respecto, insistió en que la evolución de la capital provincial representa la guía, puesto que "Lugo pesa, con Lugo se cuenta, decide en España y en Galicia", como prueba la multiplicación por cuatro experimentada por las partidas destinadas por la Xunta entre el último presupuesto aprobado por el Gabinete de Manuel Fraga y las últimas cuentas del bipartito.

Según él, estas acciones han supuesto para la ciudad "la mayor transformación para colocarse en el mapa de toda la historia", con actuaciones como la Autovía del Cantábrico, el eje interior de vertebración de la Galicia "abandonada durante tantos años", la autovía libre de peaje desde Ferrol o la promoción de suelo industrial.