Actualizado 17/01/2008 12:38 CET

Adenex insiste en que no continúe Almaraz y que su aporte energético se supla con eólica y solar

AP

CÁCERES, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

La asociación ecologista Adenex insistió hoy en que no se prolongue la vida útil de la Central Nuclear de Almaraz (Cáceres) más allá de 2010, al tiempo que subrayó que su aporte energético a la región podrá ser sustituido por el desarrollo de las energías eólica y solar.

En nota de prensa, Adenex resaltó también que las centrales nucleares, en contra de algunas opiniones, no son "solución al cambio climático", puesto que de hecho están excluidas "de los mecanismos financieros del Protocolo de Kioto", ni a la subida de los precios del petróleo.

Al respecto, precisa la asociación en nota de prensa que "las centrales nucleares producen electricidad y por ello no son una alternativa viable técnicamente ni económicamente a los derivados del petróleo, que son mayoritariamente usados en el sector transporte".

Respecto al caso concreto de Almaraz, apostilla que "no ha servido para potenciar el desarrollo de otro tipo de industrias en el norte de la región; mas bien lo ha impedido por la imagen de inseguridad y de peligro para las personas residentes".

Por lo tanto, añade Adenex, "no ha logrado bajar el paro de la zona, como así lo reconoce el único informe realizado (1994), sobre incidencia socio económica en la zona, y pedido por los alcaldes afectados".

Expone así mismo que la central "no es necesaria" para el futuro energético regional, pues si bien representa un porcentaje del 25% del total demandado (375 Megavatios), "está suficientemente suplido para el año 2010, con el porcentaje de energía eólica (300 megavatios a instalar en los tres años) y la solar que la región tendrá en funcionamiento (de al menos 150 megavatios) de seguir creciendo como en el año 2007".

La irregularidad de la energía hidráulica, puntualizan, "se supliría con un plan de eficiencia energética y el ahorro tanto industrial como domestico".

Agrega Adenex que los dos reactores de Almaraz "han tenido el número mayor de incidentes, averías y sucesos no programados de todo el parque nuclear español todavía en funcionamiento", lo cual demuestra, a su juicio, que su vida útil "está llegando a su termino".