Actualizado 21/01/2022 13:27

Albares resta importancia a la reacción de Marruecos a las palabras del Rey y reafirma la postura sobre el Sáhara

El ministro de  Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, interviene en un desayuno Informativo de Europa Press, en el Auditorio El Beatriz Madrid, a 21 de enero de 2022, en Madrid (España).
El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, interviene en un desayuno Informativo de Europa Press, en el Auditorio El Beatriz Madrid, a 21 de enero de 2022, en Madrid (España). - Marta Fernández Jara - Europa Press

Insiste en que hay que encontrar una solución al conflicto que sea mutuamente aceptable para las partes

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, José Manuel Albares, ha restado importancia a la reacción de Marruecos a los gestos del Rey Felipe VI para intentar avanzar en la resolución de la crisis diplomática, insistiendo en que los dos países deben trabajar en forjar una nueva relación.

En un desayuno informativo organizado por Europa Press, Albares ha preferido remitirse al mensaje de Mohamed VI el pasado mes de agosto, incidiendo en que "habla muy pocas veces", "fue muy claro" y normalmente no menciona a otros países en sus discursos, y ha subrayado que sus palabras estuvieron en sintonía con las del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, inmediatamente después, y las pronunciadas esta semana por Felipe VI.

En aquel discurso, Mohamed VI expresó su intención de "inaugurar una nueva etapa inédita" en la relación bilateral sustentada en "la confianza, la transparencia, el respeto mutuo y la honra de los compromisos", gesto que fue celebrado por Sanchez.

No obstante, el pasado noviembre el monarca lanzó una clara advertencia respecto a sus relaciones exteriores, que afectaba también a España. "A quienes mantienen posiciones vagas o ambivalentes, declaramos que Marruecos no se comprometerá con ellos en ningún planteamiento económico o comercial que excluya al Sáhara marroquí", dijo precisamente con motivo del 46º aniversario de la Marcha Verde.

Este miércoles, su primer ministro, Aziz Ajanouch, abundó en este mensaje en una entrevista televisiva y el portavoz del Gobierno, Mustapha Baitas, dijo este jueves que las relaciones exteriores del reino se sustentan en "ambición y claridad". "La ambición existe, y España también ha expresado su ambición, pero para que esta ambición se refuerce, necesitamos mucha claridad", puntualizó.

FELIPE VI Y MOHAMED VI HABLAN "EN LA MISMA LÍNEA"

Tras subrayar que Felipe VI, Sánchez y Mohamed VI han hablado "en la misma línea", Albares ha incidido en que Ajanouch no habló en ningún momento de España, en su entrevista sino que fue el periodista aunque ha dicho no querer minimizar sus palabras, al tiempo que ha evitado pronunciarse sobre si Felipe VI ha quedado expuesto tras sus gestos de esta semana para intentar acercar posiciones.

El Rey animó el pasado lunes, con motivo de la recepción al cuerpo diplomático, a que España y Marruecos caminaran "juntos" hacia la nueva relación en la que los dos países están trabajando. Era la primera vez que el monarca hablaba sobre la crisis con el país vecino desde su inicio. El miércoles, en un nuevo gesto hacia Rabat, los Reyes visitaron el stand de Marruecos en Fitur.

En este sentido, el ministro ha insistido en que hay una relación diplomática fluida con el país vecino, en que él habla con frecuencia con su homólogo, su "amigo" Nasser Bourita, y ha dejado claro que su "empeño" es lograr que "la relación sea una relación sólida, en la que sean imposibles acciones unilaterales y que esté basada en la confianza y el beneficio mutuo". "Me tome el tiempo que me tome", ha aseverado.

Asimismo, ha reconocido que le gustaría que la embajadora marroquí, Karima Benyaich, a la que Rabat llamó a consultas en mayo coincidiendo con la entrada masiva de migrantes en Ceuta en plena crisis por la acogida en España del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, regrese a Madrid pero ha insistido en que es decisión de Marruecos. También ha aclarado que en su agenda no figura por ahora una visita al reino alauí.

ESPAÑA MANTIENE SU POSTURA SOBRE EL SÁHARA

Por otra parte, respecto al Sáhara Occidental, cuestión que está en el trasfondo de la actual crisis con Marruecos, ha insistido en que España apuesta por una solución política mutuamente aceptable para las partes en el marco de la ONU, evitando aclarar si el Gobierno estaría dispuesta a reconocer, como sí ha hecho Alemania, que el plan de autonomía para la antigua colonia española puede ser una buena base para contribuir a una solución.

Así las cosas, y como hizo desde Washington tras reunirse con el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, ha insistido en que hay que "encontrar una solución un conflicto que dura décadas" y que "más que congelado está olvidado". "España se va a sumar a ese esfuerzo", ha asegurado, defendiendo que es "un imperativo moral" porque el conflicto genera el sufrimiento de miles de personas.

Precisamente, el ministro se reunirá este mediodía con el nuevo enviado de la ONU para el Sáhara Occidental, Staffan de Mistura, quien acaba de concluir una gira por la región para hablar con todas las partes a bordo de un avión prestado por la Fuerza Aérea española.

"España lo que quiere es desbloquear el conflicto", ha indicado, incidiendo en que "no podemos hablar en nombre de las partes". "Queremos una solución política, mutuamente aceptable para las partes y en, en el marco de la ONU hay resoluciones que ofrecen pistas sobre esfuerzos serios y creíbles pero son las partes las que tienen que hablar", ha remachado.

Más información