22 de febrero de 2020
 

Alcaraz acusa a Casquero de hacer más daño a la AVT en seis meses que Zapatero en cuatro años

Actualizado 21/11/2008 15:35:02 CET

MADRID, 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

El ex presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) Francisco José Alcaraz remitió hoy una carta a su sucesor al frente del principal colectivo de víctimas, Juan Antonio García Casquero, criticando su gestión y acusándole de hacer más daño a la asociación en los últimos seis meses que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en los cuatro años de su primera legislatura.

En la misiva, a la que tuvo acceso Europa Press, Alcaraz manifiesta su pesar por la trayectoria seguida por la Junta Directiva que resultó elegida en la Asamblea General celebrada el pasado mes de abril y recuerda que ya dimitieron dos de sus miembros: el tesorero, Antonio Muñoz; y la secretaria general, Carmen Miranda.

"Sr. Casquero, Sra. Pedraza y Sra. Lancharro, como junta gestora en poco más de seis meses han hecho más daño a la AVT que el Gobierno de Zapatero en cuatro", denuncia Alcaraz dirigiéndose a los tres miembros que quedan en la dirección de la asociación. "Con ustedes y su línea de actuación, para qué queremos enemigos", llega a preguntarse.

De esta forma, asegura que la actual Junta Directiva no cuenta con quórum suficiente para seguir ejerciendo su labor y explica que los estatutos indican que la dirección de la asociación debe estar formada por un mínimo de cuatro miembros y un máximo de diez, cuando en la actualidad quedan tres.

"El poder le ha embriagado hasta el punto que no ha sido capaz de reconocer que no tiene quórum para seguir adelante como junta directiva --argumenta--. Acogiéndose a una interpretación sesgada y torticera e interpretando los estatutos en su propio beneficio". De hecho, Alcaraz se dirige a la dirección de la asociación durante toda la carta como "junta gestora", ya que no reconoce su legitimidad.

Sin embargo, otras fuentes de la AVT consultadas por Europa Press defendieron que el hecho de que la Junta Directiva esté funcionando con tres miembros no la imposibilita, ya que, aunque es cierto que los estatutos fijan un mínimo de cuatro, quienes dimitieron de sus cargos serán repuestos en la próxima Asamblea General sin que sea necesaria la convocatoria de una extraordinaria. Además, aseguraron que esta situación ya se produjo en el año 2002 sin que se anticipase la celebración de elecciones.

"FALTA DE TRANSPARENCIA"

Entre sus críticas, Alcaraz acusa también a García Casquero de "falta de transparencia en su gestión" y de haber despedido "de forma irregular" a "un gran número de trabajadores y empresas de gran prestigio contratadas por la AVT". Además, denuncia que no se comunicó a los socios la dimisión del tesorero y la secretaria general y rechaza que la baja del primero se debiese a motivos laborales.

En la carta de dimisión del tesorero, a la que tuvo acceso Europa Press, Antonio Muñoz manifestaba su "más absoluto desacuerdo" con los actos y decisiones de la dirección de la AVT. Además, antes ya había hecho llegar al presidente su malestar en otra carta en la que le acusaba de no consultar con la Junta Directiva sus decisiones y en la que también le reclamaba que no se dejase "narcotizar". El que fue tesorero de la AVT confesaba que aceptó el puesto por su amistad con Casquero pero reconocía sentirse "traicionado" por él.

En la misma línea se posicionó la secretaria general en su dimisión, ya que a través de una largo misiva Carmen Miranda trasladó al presidente de la AVT sus desavenencias con su gestión y alegaba que las últimas decisiones adoptadas hacían "imposible" continuar formando parte de la dirección de la asociación.

García Casquero se presentó a las elecciones de la AVT con una línea "continuista" tras la renuncia de Alcaraz, del que recibió apoyo público y le mostró su "total respaldo". Sin embargo, a lo largo de este periodo no se han repetido las movilizaciones masivas contra el Gobierno que protagonizaron la anterior etapa y se ha mantenido mejor relación tanto con el Ejecutivo como con otras asociaciones de víctimas.

"PRESUME DE LEGITIMIDAD"

Precisamente este es otro de los puntos que censura Alcaraz en la carta dirigida a su sucesor. "Presume de una legitimidad ante unas elecciones que no hubiese ganado con ese porcentaje de no haber utilizado como bandera el proyecto de continuidad de la anterior junta directiva y, aunque les pese reconocerlo y no lo quieran decir, saben que es verdad", subraya.

El ex presidente de la AVT también hace referencia a la polémica creada en torno a la decisión del Ministerio del Interior de retirarle la escolta. Así, niega que él manifestase alegría por dejar de tener protección y reitera "es pronto" para quedarse sin escolta. "No se ha preocupado por conocer mi situación y no quiere reconocer a los enemigos, no sólo de ETA sino también de los radicales auspiciados por los medios progubernamentales que me insultan constantemente", enfatiza.

"Por todo ello le exijo una rectificación pública, advirtiendo de que de no ser así recurriré a las vías oportunas para exigir responsabilidades", concluye su misiva Alcaraz, que estuvo al frente de la AVT desde 2004 hasta el mes de abril del pasado año.