Actualizado 30/09/2008 13:56 CET

AMP.- Rajoy quiere hablar "en serio" con Zapatero y propone una reunión de los equipos económicos de Gobierno y PP

Está dispuesto a ir a La Moncloa pero no para "hacerse la foto", y dice que ahora los políticos tienen que estar "a la altura"

MADRID, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

El líder del PP, Mariano Rajoy, anunció hoy que anoche le telefoneó el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para convocarle a una reunión en el Palacio de La Moncloa y abordar la actual situación económica, aunque no concretaron la fecha. En esa conversación le trasladó la disposición del PP a hablar "en serio" sobre la crisis y como prueba de ello planteó una reunión de los equipos económicos de los dos partidos para afrontar la situación.

Rajoy hizo esta propuesta en un desayuno informativo organizado por Europa Press, al que asistieron la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, el presidente fundador, Manuel Fraga, y una representación de diputados y senadores del Partido Popular. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, no acudió al acto.

"He recibido la llamada del presidente. Ayer, a las 10 de la noche. Me dijo que teníamos que ponernos de acuerdo para fijar una fecha para hablar y le dije que estaba dispuesto a hablar", confirmó Rajoy, quien avisó de que quiere debatir "en serio" porque si no "no merece la pena" celebrar un encuentro. "No quiero ir allí a hacerme una foto, porque si no no tiene ningún sentido y es perfectamente inútil", recalcó.

EL PP TIENE CAPACIDAD DE LLEGAR A ACUERDOS.

El líder de los 'populares' aseguró que "siempre" ha estado dispuesto a conversar con el jefe del Ejecutivo y, además, resaltó que también ha demostrado que tiene "capacidad para llegar a acuerdos" cuando "las cosas se hacen con arreglo al sentido común", como, según dijo, ha ocurrido en la lucha contra el terrorismo.

Sin embargo, lamentó que hasta ahora el gabinete socialista haya rechazado sus ofertas de ayuda para paliar la crisis. Así, recordó que el pasado mes de abril, durante el debate de investidura, ya avisó que venía una crisis y ofreció colaboración. Esa oferta, añadió, la ha reiterado en junio, julio y septiembre. "Fueron cuatro ocasiones en que manifesté mi disposición a hablar. Es verdad que la respuesta que se nos dio no fue satisfactoria, ni para mi ni para los intereses generales porque se descalificó nuestra política y se nos acusó de antisociales", se quejó.

Dicho esto, Rajoy indicó que la invitación que le ha hecho el presidente del Gobierno ha sido "muy poco concreta" y además destacó que el propio vicesecretario general del PSOE, José Blanco, dijo ayer que el objetivo de ese encuentro es hacer una reflexión conjunta no un pacto.

"El discurso que impregna todo esto es que hay unos que hace políticas de izquierdas y otros que hacen políticas de derechas, y a mi me gustaría que hablásemos de políticas eficaces y de políticas ineficaces", sostuvo.

SOLBES Y MONTORO, ENCABEZAR LAS DELEGACIONES.

Para demostrar que se va "en serio" y que hay una "verdadera voluntad de llegar a un entendimiento", Rajoy planteó que se celebre una reunión de los equipos económicos del Gobierno y del PP encabezados por el vicepresidente Pedro Solbes y el portavoz de Economía de su partido, Cristóbal Montoro, con el propósito de "hablar de economía" y "no de las cuatro enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado".

Por tanto, insistió en que lo que quiere el PP es que se reúnan ambos equipos económicos y "se hable en serio". "Mi partido está dispuesto, ahora lo que no estoy dispuesto es a juegos de artificio, a que se me pretenda utilizar para luego nada porque este es un momento para tomar decisiones y no para hacer demagogia barata", aseveró.

El presidente de los 'populares' señaló que España está pasando por "una crisis muy seria" y los responsable políticos tienen que estar "a la altura de las circunstancias". "Yo pienso que desde la oposición también se puede servir a España", recalcó.

Al ser preguntado si el PP se ha llegado a plantear un pacto de Estado que incluya a partidos y fuerzas sociales, Rajoy replicó que en este momento lo que hay que hacer es gobernar y "tomar decisiones", sin generar "desconfianza", como a su juicio, está ocurriendo con algunas medidas del gabinete socialista.

En el actual contexto económico, indicó que tiene "poco sentido" hablar de una moción de censura o de un posible adelanto electoral, porque la prioridad básica es que haya un gobierno que tome decisiones y una oposición "que esté dispuesta a colaborar con él si hace las cosas bien".