Actualizado 11/03/2009 16:23 CET

AMPL.- Com.Inv.- Granados acusa de "mentir" a Prada y a los que negaron hacer contravigilancias con Gallardón y Leguina

Agrio cruce de insultos en una de las sesiones más crispadas que se recuerdan en la Asamblea de Madrid

MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, acusó hoy de "mentir" a su compañero de partido Alfredo Prada al decir que los partes de los supuestos espionajes coincidían "punto por punto" con su agenda, así como a aquellos comparecientes en la comisión parlamentaria que negaron que se realizaban contravigilancias con los gobiernos de Alberto Ruiz-Gallardón y Joaquín Leguina.

En una sesión crispada al extremo, Granados repartió acusaciones contra los portavoces de los grupos socialista y de Izquierda Unida, pero también contra otros políticos, incluso del Partido Popular. "Lo que ha quedado acreditado es que cuando alguien ha dicho que su agenda coincide con los partes, ha mentido, y como ha mentido, yo, evidentemente, lo pongo de manifiesto. Y eso, el que haya mentido, lo podrá acreditar y el que ha recibido esa información y la ha publicado, podrá decir si se lo han dicho o no", expresó Granados y remachó: "Yo estoy seguro que se lo dijo, para que quede claro". "A partir de ahí que ustedes saquen las conclusiones oportunas", agregó.

Por otra parte, también arremetió contra aquellos que hayan negado que se hacían labores de escolta y contravigilancia en los gobiernos anteriores, en referencia al ex consejero socialista Virgilio Cano y el actual concejal popular Pedro Calvo, puesto que ambos negaron tajantemente que esas tareas se realizasen cuando eran presidentes Leguina y Gallardón, respectivamente.

"Se ha dicho que nosotros habíamos construido una estructura parapolicial dedicada a hacer seguimientos, que nunca jamás eso se había hecho en la Comunidad de Madrid y que cómo nos excedíamos en las competencias. Yo digo, y acredito con documentos, que ni nosotros hemos creado esa estructura --porque la creó el señor Leguina--, ni hemos impulsado su configuración actual --que lo hizo el señor Gallardón--, ni hemos hecho funciones que no se hayan hecho con los gobiernos de Leguina y del señor Gallardón", manifestó. "Y no es una opinión; es un hecho probado y si alguien ha dicho aquí que no lo hacían, pues habrán mentido, ustedes sabrán", sentenció.

Granados, que reconoció hablar con "vehemencia" por estar "absolutamente convencido" de la verdad, protagonizó además una de las sesiones más tensas que se recuerdan en la Asamblea de Madrid, donde las acusaciones de "mentir", lanzadas por todos los grupos políticos, independientemente del color, fueron sin duda las más benévolas.

"Si todo lo que usted es capaz de aportar a esta Cámara, después de haber sido elegida por los ciudadanos, es llamar a alguien mentiroso compulsivo, desde luego ¡Qué nivelón ha importado usted a esta Cámara! Para este nivel, se podría haber quedado en el sindicato", le espetó Granados a la socialista Maru Menéndez, ex responsable de UGT.

"No han sido capaces de probar ninguna (de las contradicciones). Hay que ser muy poco habilidoso para no haber sido capaz de arrancar ni una sola contradicción después de 11 comparecencias. Es muy fuerte que, aunque sea por despiste, no hayan sido capaces de arrancar una sola contradicción", ironizó con sorna. "No ha presentado ni una sola prueba desde el día que se sentó en esa silla", le dijo además a Menéndez.

Por otra parte, destacó que ha quedado acreditada "la gran falsedad" de que hay 3 estructuras paralelas en su Consejería. "Si yo tengo tres, (José Luis Rodríguez) Zapatero tiene 600 porque tiene 600 asesores, por lo tanto 600 estructuras paralelas. Así va la economía como va, con 7.000 parados más a la bolsa del drama", declaró.

Asimismo, acusó a la oposición de entrarle "la risa floja cuando no oyen lo que quieren", al tiempo que tachó de "impresentable" que leyeran a los comparecientes sus derechos y obligaciones de acuerdo al Código Penal, pues a su juicio con ello "pretendían amendrentar, asustar, presionar, apabullar y dar una imagen negativa de una persona". "Ustedes, señorías, se han mofado de algunos comparecientes, incluso les han preguntado quién les había escrito lo que estaban leyendo, cuando la portavoz socialista ha leído un texto completo para decir lo que acaba de decir", subrayó.

Del mismo modo, tildó de "esperpento" la defensa socialista. "Eso si que es un clavo ardiendo, llevan desde hace dos meses en una campaña de acoso y derribo a este Gobierno", opinó.

"Sobre esa percha de los supuestos seguimientos, han colocado todo tipo de insidias y calumnias. Qué nivelón y qué papelon tiene usted diciendo a un compareciente, en una Cámara democrática, que ya sabe que hay un informe sobre su persona", lamentó Granados, dirigiéndose a Menéndez, respecto a una alusión realizada durante la comparecencia del director del Área de Seguridad Sergio Gamón.

"Menos mal que la mayoría de su grupo no está en nada de acuerdo con lo que usted hace. Algunos de ustedes, afortunadamente muy pocos, no se sienten cómodos en el Parlamento, y prefieren el lodazal, zambullirse en el barro. Eso en democracia es absolutamente inaceptable", concluyó.