18 de febrero de 2020
 

(Ampl) El reconocimiento médico del español liberado en México confirma que está bien a pesar de haber sido maltratado

Actualizado 16/10/2007 22:18:30 CET

MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

El reconocimiento médico al que se ha sometido al español de 67 años y vecino de Pamplona secuestrado el sábado pasado en México confirma que se encuentra "bien", a pesar del "maltrato físico y psicológico" que él ha denunciado haber sufrido de sus captores, informaron hoy a Europa Press fuentes de la Embajada española en México.

José María Sánchez Oses, natural de Vitoria pero residente en Pamplona, según las mismas fuentes, fue liberado hoy por sus captores y encontrado por la Policía mexicana en una carretera de Tijuana (Estado de Baja California). A las 20:00 horas (en la España peninsular), se encontraba ya en San Diego (Estados Unidos) con su familia.

El cónsul general de España en Los Angeles, Inocencio Arias, del que depende el cónsul honorario en San Diego, tiene previsto visitar mañana en esta localidad estadounidense a la víctima del secuestro, añadieron las fuentes.

Sánchez Oses se había desplazado a San Diego junto a su mujer para visitar a su hijo, residente en esta ciudad pero que trabaja en Tijuana como director gerente de una multinacional de ascensores. Fue secuestrado el sábado en un restaurante de la localidad de Rosarito, próxima a Tijuana, donde trabaja su hijo, mientras almorzaba con su familia.

En su declaración a la Policía mexicana, declaró haber sido maltratado física y psicológicamente por sus captores, quienes le raptaron junto a otro ciudadano mexicano estadounidense, Luno Alejandro, que comía en el mismo sitio también con familiares.

La esposa de Sánchez Oses, su nuera, y la mujer del ciudadano mexicano-estadounidense resultaron heridas de bala durante el tiroteo que se desencadenó durante la irrupción de los secuestrados en el local, pero evolucionan favorablemente en el hospital de San Diego.

Según la información de que se dispone, al parecer los hombres armados entraron al restaurante para secuestrar al empresario mexicano-estadounidense, un agente de cambio y bolsa, residente habitual de Chula-Vista, en California (Estados Unidos) con intereses en la zona, pero finalmente se llevaron también al ciudadano de Vitoria.