Actualizado 09/06/2007 20:34 CET

(Ampliación).- Duran Lleida condiciona futuros pactos con CiU a que el gobierno acabe con los "agravios" a Cataluña

BARCELONA, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Unió Democràtica de Catalunya (UDC), Josep Antoni Duran Lleida, condicionó hoy un futuro pacto de gobierno con PP y PSOE a que estén "dispuestos a aceptar nuestro acuerdo programático para dar respuesta de las exigencia" del partido y a que "unos y otros estén dispuestos a acabar con la lista de agravios a Cataluña".

En su intervención durante la celebración del Consejo Nacional de UDC, Duran Lleida aseguró que hay "dar la vuelta a aquella pregunta que siempre se formula con un '¿con quién está dispuesto a hablar CiU?'" y que en cambio pregunten "quién está dispuesto a aceptar nuestro acuerdo programático".

"Entrar o no en el gobierno es la consecuencia, y sólo la consecuencia, de un posible acuerdo programático, que definiremos cuando se acerque la campaña electoral", señaló Dura Lleida, quien subrayó que ese acuerdo tendrá girará alrededor de "la implicación del catalanismo político en la gobernabilidad del Estado".

"NO PARA HACERNOS MINISTROS".

Duran Lleida aseguró que no les interesa "pedir a la gente que nos vote para hacernos ministros", sino "encontrar su complicidad para recordarles que continuamos siendo la fuerza política que siempre ha tenido como objetivo y activos principales defender los intereses de Catalunya", sobre todo "ahora que no lo hacen desde el Govern".

Según el presidente de UDC, "hablar del futuro pasa por un acuerdo programático, no por hablar de ministerios" y en ese acuerdo habrá que elaborar "una lista muy clara con los agravios de Catalunya, que los tenemos en el ámbito nacional, de desarrollo territorial, de las garantías de una política social diferenciada".

Duran Lleida recordó que el PP "ha dicho en estos días de campaña electoral que está dispuesto a pactar con nosotros" y que el PSOE "también habla de ello", aunque "es difícil pensar en el PSOE, en ayudarles a resolver la papeleta si aquí, donde tenemos apoyo popular, nos echan de las instituciones".

Para decidirse entre uno y otro "se trata de que estén dispuestos a acabar con la lista de agravios de Catalunya que hacen que la gente esté harta, a cumplimentar con justicia lo que establece el Estatut respeto la inversión pública del Estado en Catalunya, a establecer unas condiciones que pasen por nuestras propuestas".

SER FUERTES PARAR EVITAR LA CONFRONTACIÓN.

Josep Antoni Duran Lleida afirmó que CiU tiene que ser "fuerte" para "garantizar que la confrontación política" entre PP y PSOE "no acabe mal, ni en España ni en Catalunya, que es la que siempre acaba pagando los platos rotos" y aseguró que se trata de una "gran oportunidad" de CiU que "no pienso desaprovechar".

En ese sentido y de cara a las elecciones generales, Duran Lleida se comprometió a mejorar la "salud democrática" y luchar contra la abstención. Dijo que la política está presa de lo "políticamente correcto, la ingenuidad y el 'buenísimo', por complejo o por cobardía" y puso como ejemplos el debate sobre la inmigración o los problemas de acceso a las escuelas.

Entre sus propuestas, destacan la posibilidad de un gran pacto sobre la inmigración, por apoyar la estabilidad familiar y "recuperar principios que regulen las relaciones entre los padres y los hijos" porque "respeto y valores se tienen que transmitir desde la cultura instalada en el gobierno".