La AN juzgará a Otegi por intentar reconstruir Batasuna

 Arnaldo Otegi
VINCENT WEST / REUTERS
Actualizado 30/05/2011 16:49:24 CET

MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) -

La Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional comenzará a juzgar el próximo 27 de junio al ex portavoz de Batasuna Arnaldo Otegi, el ex secretario general del sindicato LAB Rafael Díez Usabiaga y otros seis dirigentes de la izquierda abertzale por reconstruir Batasuna a través del proyecto 'Bateragune (Todos Juntos)', que actuaba como "órgano de construcción del polo soberanista bajo el control de ETA".

La vista oral ha sido señalada para los días 27, 28 29 y 30 de junio y 1, 4, 5, 6 y 7 de julio, según han especificado en un auto hecho público este lunes, los magistrados que compondrán el tribunal, Ángela Murillo --que actuará como presidenta-- Teresa Palacios y Juan Francisco Martel.

La composición del tribunal fue confirmada por una sala especial de la Audiencia Nacional después de que la defensa de Otegi solicitara su recusación. La Fiscalía pide para Otegi y Usabiaga, y los otros seis acusados, 10 años de prisión e imputa a los ocho acusados un delito de integración en organización terrorista por impulsar una "alianza independentista" que tenía por finalidad "llamar a la incorporación de formaciones políticas como Eusko Alkartasuna (EA), Aralar, Abertzalen Batasuna (AB) y ELA al espacio de lucha en la confrontación entre Euskal Herria y el Estado".

Además de Otegi y Díez Usabiaga, se sentarán en el banquillo de los acusados Sonia Jacinto, ex tesorera del PCTV; Miren Zabaleta, hija del coordinador general de Aralar, Patxi Zabaleta; Arkaitz Rodríguez, ex responsable de Haika en Álava; así como José Luis Moreno, Amaia Esnal y José Manuel Serra.

Todos ellos formaban la 'Comisión Permanente' de Bateragune y fueron detenidos el 13 de octubre de 2009 durante una reunión que celebraban en las dependencias de LAB en San Sebastián, que utilizaban como "cuartel general" y a la que denominaban "la sede del sindi". Actualmente, sólo Otegi, Zabaleta, Rodríguez y Jacinto permanecen en prisión, ya que Díez Usabiaga se encuentra en libertad provisional para cuidar a su madre.

POLO SOBERANISTA Y CONFRONTACIÓN CON EL ESTADO

El escrito del Ministerio Público defiende en sus 21 páginas que ETA ha dirigido todas las actividades de Bateragune, que se encargaba de "coordinar" y asumir la "dirección política" del denominado "frente institucional" de la organización terrorista, llevar la confrontación política "hasta el punto más álgido" presentando la violencia como "consecuencia del conflicto existente entre Euskal Herria y el Estado español" e impulsar una "mayoría social política que hiciera posible la convergencia soberanista".

Este último objetivo, expuesto en varios documentos intervenidos al etarra Ekaitz Sirvent tras su detención en abril de 2009, perseguía construir "una alianza nacional popular" que planteara "una estrategia de construcción nacional, unificación de fuerzas a favor de los derechos de Euskal Herria y elaboración de una línea de actuación de desprestigio del Estado".

En el documento 'Komunikazio Orokorra' de ese mismo año, la organización terrorista se dirigía a Batasuna señalándole "la necesidad de contactar con Eusko Alkartasuna para la articulación de fuerzas independentistas". Del mismo modo, valoraba de forma negativa el apoyo a la candidatura de Iniciativa Internacionalista en las elecciones europeas de 2009 por ser "una opción que no se había tomado por la dirección" y señalaba de forma rotunda que "los diseños profundos y concretos del proceso democrático los concreta ETA, y ETA con la responsabilidad de la Izquierda Abertzale". "Todos los demás pueden ser diseños de los procesos democráticos sin ETA, no los de ETA", añadía la banda.

PARONES EN LA LUCHA ARMADA

Para ello, como "método de trabajo" la organización terrorista diseñó la "combinación de parones en la lucha armada con la acción terrorista". Así, entre abril y agosto de 2009 colocó un artefacto explosivo contra un repetidor de comunicaciones, asesinó al policía Eduardo Puelles, cometió el atentado contra la casa-cuartel de Burgos, mató a los guardias civiles Diego Salvá y Carlos Sáez de Tejada y colocó varias bombas en establecimientos comerciales de Palma de Mallorca.

En concreto, la Fiscalía detalla que Otegi, que era conocido internamente con el alias de 'Ronaldinho', y Díez Usabiaga participaron en al menos diez reuniones internas de Bateragune, escribieron artículos en el diario 'Gara' y ofrecieron ruedas de prensa y entrevistas en las que postulaban "los objetivos que con posterioridad se han podido averiguar que eran los de ETA". El resto de acusados participaron en encuentros internos y en varias comparecencias ante los medios de comunicación.

El canal de interlocución entre ETA y Bateragune también se mantuvo, según la Fiscalía, en los desplazamientos y entrevistas que Otegi celebró con miembros de la banda o de Batasuna en prisión, como Ibon Arbulu, Juan Francisco Gómez López y José Luis Elkoro. Además, el ex portavoz abertzale viajó en dos ocasiones a Francia, a pesar de que lo tenía prohibido en el marco de la causa de las 'herriko tabernas', para reunirse con dirigentes etarras, entre ellos Jokin Etxebarria, antiguo responsable del aparato político.

La causa de Bateragune fue instruida por el juez Baltasar Garzón que, en su auto de procesamiento destacaba que entre marzo y octubre de 2009 los ocho detenidos trabajaron para "crear un bloque para el desarrollo de una estrategia soberanista" que diera forma a la "estrategia político-militar" de ETA creando un nuevo referente político institucional que sucediera a Batasuna y cuya constitución estaba prevista para la primavera de 2010.