Actualizado 27/06/2007 16:41 CET

El Ararteko asegura que ETA es "un cáncer de los derechos humanos" y exige "su inmediata disolución"

ALICANTE, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

El defensor del pueblo vasco Ararteko, Íñigo Lamarca, afirmó hoy que desde el punto de vista de la defensa de los derechos humanos, "antes, durante y después tenemos que decir que ETA es un cáncer de los derechos humanos" y, por ello, según añadió, exigen "su inmediata disolución".

Al término de la reunión mantenida hoy con la Síndic de Greuges en funciones, Emilia Caballero, a preguntas de los medios de comunicación sobre la situación en el País Vasco tras la ruptura de la tregua, Íñigo Lamarca recordó que "cualquier defensor del pueblo tiene la función genérica de salvaguardar los derechos de las personas".

Así, recalcó que en el control de las políticas de las Administraciones Públicas el defensor del pueblo vasco debe "actuar desde el punto de vista de la ética de los derechos humanos", y por ello, sentenció, "antes, durante y después tenemos que decir que ETA es un cáncer de los derechos humanos y exigimos su inmediata disolución".

Respecto a la situación de las víctimas del terrorismo, Íñigo Lamarca recordó que en la actualidad el Ararteko elabora un informe extraordinario sobre la atención que las instituciones públicas les dispensan, que estará terminado "a finales de este año".

En base a este documento, el Ararteko exigirá "la idoneidad y la calidad de esas políticas públicas de aquellas administraciones que están bajo nuestro control, como son el gobierno vasco, las Diputaciones y ayuntamientos vascos".

En su intervención ante los medios de comunicación, Lamarca subrayó que "la violencia es el mayor enemigo de los derechos humanos", ya sea violencia "terrorista, contra la mujer, racista, xenófoba o bulling".