Arnaldo Otegi asegura que el "el proceso de paz tiene posibilidades de avance"

Actualizado 14/01/2007 3:04:24 CET

MADRID, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

El líder de la ilegalizada Batasuna, Arnaldo Otegi, ha asegurado en una entrevista concedida al diario Gara que será publicada este domingo que "el proceso de paz tiene posibilidades de avance y debe superar todos los obstáculos".

Para Otegi, Batasuna "no debe romper puentes de diálogo político". "Situarse en una posición de no-diálogo como ha hecho el PSOE no lo consideramos razonable. Nosotros podemos entender sus dificultades en esta coyuntura concreta, pero hay que recordar que la oportunidad que se abrió con el alto el fuego se debió a que durante años hubo un puente abierto, aunque no oficial, entre el Partido Socialista y la izquierda abertzale", apunta.

Otegi afirma que el proceso se ha visto desestabilizado "por la falta de compromiso del Gobierno español por mantener unas condiciones de respeto y democráticas para que se pudiera desarrollar".

Según el portavoz de Batasuna, "ha faltado voluntad suficiente en el PSOE y en el PNV para poner encima de la mesa unas bases que fueran lo bastante sólidas", pero pese a ello, dice, no se debería extraer la conclusión de que "el proceso no tenga posibilidades de avance".

"Las cosas estaban suficientemente atadas, lo que ocurre es que hay ciertos compromisos que no se han cumplido. Todo el mundo entiende que es de sentido común que, hubiera o no un pacto, el proceso tenía que tener contenido político y debía darse en condiciones democráticas. En términos políticos no podemos hablar de si nos sentimos engañados o no por el PSOE. Probablemente todas las partes tengan alguna razón para sentirse engañadas", agrega.

Según Otegi, su formación pretende "un modelo de proceso de entendimiento mutuo y acuerdo". "Si ellos quieren otro, que es lo que han demostrado, tendrán que explicar cuál es el modelo y qué objetivo tiene", agrega.

Asimismo, Otegi piensa que "quizá el Gobierno español y los servicios de inteligencia hicieron cálculos de que ETA estaba derrotada". "Pero yo estoy convencido de que en el Gobierno y en el PSOE hay sectores suficientemente lúcidos para entender cuál ha sido la historia de la izquierda abertzale y de la propia ETA y saber que ése era un cálculo erróneo", sostiene.

"ESTAMOS DISPUESTOS A CORREGIR LO QUE HAYAMOS HECHO MAL".

Para el líder de la ilegalizada Batasuna, su formación "ha hecho autocrítica constantemente" y sabe que hay cosas que "ha hecho mal". "A diferencia de otros, nosotros estamos dispuestos a corregir lo que hayamos hecho mal. Y también estamos dispuestos a entender las dificultades del resto y los problemas que realmente son razonables y a aportar soluciones para esos problemas. Y creo que esta semana hemos dado un buen ejemplo de ello", señala.

Por ello, según su versión, Batasuna va a "seguir trabajando para reconstruir las bases que permitan hacer un proceso", recordando que esta semana Batasuna "ha hecho un llamamiento a ETA para que mantenga sus compromisos".

Para Otegi, "cada cual puede decir lo que quiera" de ETA, "una organización que acaba de reiterar sus compromisos y su alto el fuego". "Habría que ver también cuál es el nivel de credibilidad del Gobierno español y del vasco. Si hacemos un debate sobre credibilidades, probablemente todas estén tocadas. Estamos en un momento en el que después de años para construir la confianza, la confianza ha vuelto a desaparecer", señala.

El líder de la ilegalizada Batasuna concluye que "la izquierda abertzale sigue haciendo una apuesta por un modelo de conversaciones políticas con contenidos políticos para resolver definitivamente el conflicto yendo a sus raíces".

Además, desmintió que los partidos alcanzasen un principio de acuerdo a mediados de noviembre que fue detenido por ETA. "Lo de la tutela de ETA es una auténtica falsedad. El escollo, el desacuerdo, fue político. La izquierda abertzale considera que una reforma estatutaria no soluciona el conflicto político, que la división territorial no soluciona el conflicto político y que la falta del derecho a decidir no soluciona el conflicto político".