Actualizado 27/07/2007 14:55 CET

Arzalluz acusa a Madrazo de "estar haciendo un juego muy peligroso" y de "dinamitar el tripartito más que nadie"

BILBAO, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

El ex presidente del EBB del PNV, Xabier Arzalluz, advirtió hoy que el coordinador general de Ezker Batua, Javier Madrazo, "está haciendo un juego muy peligroso" y le acusó de estar "dinamitando el tripartito más que nadie".

Arzalluz, en declaraciones a Herri Irratia-Loyola Media recogidas por Europa Press, defendió a los ediles que no tomaron disposición de su cargo en la localidad de Ondarroa porque "se ven como suplantadores" y no auguró "un buen futuro" para los miembros de la gestora. Así, advirtió que "a aquellos a los que les ha tocado ese 'marrón' lo van a pasar mal".

En relación a la actitud de EB en la Diputación alavesa, donde en el pleno de investidura de ayer votaron a favor de PSE, aseguró que Madrazo "controla la dirección de las alianzas", por lo que señaló que "está haciendo una política peligrosa para él, de cara al futuro".

El ex presidente del PNV advirtió que, a pesar de que el PNV lidera las tres diputaciones, el gobierno de "cada uno de ellos, como estamos viendo en este momento en Bizkaia, va a ser penoso".

MENDEXA Y ONDARROA

En cuanto a las gestoras de Mendexa y Ondarroa, Arzalluz no auguró "un buen futuro" para los miembros que la componen y explicó que, "evidentemente, los partidos políticos han tenido que hacer su función por tener que acatar la ley", pero advirtió que "a aquellos a los que les ha tocado ese 'marrón' lo van a pasar mal".

Asimismo, defendió a los candidatos electos del PNV en Ondarroa que no recogieron sus credenciales en el Ayuntamiento, porque "no se les puede decir que han tenido miedo o que han sido cobardes. Simplemente están hartos de que haya una legislación de espaldas a la realidad", dijo.

De este modo, señaló que estas personas "ven que la mayoría de Ondarroa ha votado a los otros" y "saben cómo es el pueblo sociológicamente y qué ha votado". "Entonces ellos, con ley o sin ley de Madrid, se ven como suplantadores. Al final se han 'plantado' y han dicho que no", apuntó.