Askatasuna denuncia presuntas escuchas ilegales en el domicilio de un ex preso en San Sebastián

Actualizado 24/08/2007 19:36:11 CET

Dice que detrás están los servicios de Inteligencia del Estado y lo enmarca en la política del "todo vale" contra la izquierda abertzale

SAN SEBASTIAN, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

El colectivo Askatasuna denunció hoy un presunto caso de "escuchas ilegales" en el domicilio de un ex preso de ETA en el barrio Egia de San Sebastián, tras el hallazgo debajo de un sofá de un artilugio al parecer conectado "con alguna instalación en el piso inferior".

El ex preso, Aritz Saez, y sus dos compañeros de piso, acompañados del portavoz de Askatasuna Juan Mari Olano, dieron a conocer en San Sebastián la denuncia que han interpuesto en un juzgado de la capital guipuzcoana, y en la que solicitan "de manera urgente" que una comisión judicial inspeccione el piso.

Saez indicó que, el pasado sábado, mientras realizaban labores del limpieza de la vivienda, encontraron debajo del sofá un objeto que sobresalía varios centímetros de la superficie del suelo y que salía desde un orificio.

Según señaló, al tirar comprobaron que se trataba de un varilla muy fina, de cerca de medio metro de largura, a la que estaba pegado un cable del que tiraron hasta sacarlo aproximadamente unos dos metros, y que, según les indicaron expertos en informática y electrónica, era un cable de audio.

El denunciante señaló que el cable no se llegó a soltar, por lo que "existe una conexión con alguna instalación en el piso inferior", en el que vive una una señora de edad que, al parecer, se encuentra ausente desde hace un mes de vacaciones.

"PERSECUCION CALCULADA"

Olano se mostró convencido de que detrás de esos hechos están "los servicios de Inteligencia del Estado Español", y denunció una "persecución calculada y medida", contra Aritz Saez, quien ya interpuso una denuncia por presuntos malos tratos con la Guardia Civil en un control de carretera el pasado 28 de julio en Hernani.

El portavoz de Askatasuna dijo que no estas prácticas no son "cosas del pasado" y que sigue "vigente en Euskal Herria un Estado de excepción" contra la izquierda abertzale. En este sentido, consideró que "cuando a alguien no se le reconocen sus derechos tampoco tiene obligaciones".

A su juicio, "no es aceptable ni es legítimo que quienes practican la política de todo vale contra la izquierda abertzale reclamen a la vez un comportamiento virginal e inmaculado a los demás".

"Ellos no tienen ninguna autoridad moral para pedir nada", añadió, para después indicar que los responsables institucionales deberían reflexionar y tener "mucho cuidado con la política del todo vale, porque con el paso del tiempo puede ocurrir que se contagie el conjunto de la sociedad y que cualquiera se pueda sentir autorizado y con derecho a ponerlo en practica en favor del objetivo que considere oportuno".