Actualizado 04/09/2012 20:54 CET

Basagoiti pidió a Fernández Díaz que hablara de Bolinaga en el Comité del PP

Rajoy, Cospedal y Arenas en el Comité Ejecutivo Nacional del PP
EUROPA PRESS

MADRID, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, pidió al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que no sacara el caso Bolinaga --el secuestrador de Ortega Lara al que se le ha concedido el tercer grado penitenciario por parte del Gobierno-- en la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP, que se celebró este lunes en la calle Génova.

Según fuentes populares consultadas por Europa Press, el dirigente popular vasco conversó con el titular de Interior antes de la reunión de la cúpula popular, presidida por Mariano Rajoy.

Antonio Basagoiti no quería que este asunto fuera tratado en la reunión de la cúpula del PP, donde podía adquirir una mayor visibilidad, como ha ocurrido, y así se lo hizo saber al titular de Interior. El dirigente vasco también le hizo llegar a otros dirigentes populares su deseo de que este tema no se abordara en la reunión del lunes.

Además, con la presencia de Jaime Mayor Oreja y Esperanza Aguirre, que ya se habían mostrado en contra de la concesión del tercer grado penitenciario a Bolinaga, lo que le abrió la puerta a la libertad condicional, era probable que la reacción fuera inmediata y además, se hiciera pública la discusión.

Según las fuentes populares consultadas por Europa Press, el PP de Euskadi cree que la discusión que se ha generado en torno a este asunto sólo favorece la ofensiva nacionalista y crea distorsión entre los militantes del PP. El debate sobre los presos, alegan los consultados, distrae de lo importante, que es la batalla política que tienen que dar en las elecciones vascas al frente independentista. Por ello, Antonio Basagoiti quería que el caso se diera por zanjado.

Sin embargo, las mismas fuentes explicaron que el ministro del Interior consideró que debía dar una explicación ante sus compañeros de dirección popular de la decisión que había adoptado y de los motivos. Además, no quería que pareciera que quería rehuir el debate y se extendió por espacio de media hora en su exposición.

Esto provocó la reacción en cadena de varios dirigentes populares. En primer lugar, de Mayor Oreja y Esperanza Aguirre, para reafirmarse en sus posiciones y después de Margallo, que llegó a llamar "desleal" al ahora eurodiputado, al que reprochó que no apoyara ahora las decisión del ministro del Interior cuando él tuvo todo el apoyo del partido en sus decisiones, incluso en las que no se entendieron bien.

Precisamente esto que dijo el titular de Exteriores es lo que los populares vascos achacan a Mayor Oreja: "deslealtad", por entender que está sembrando dudas y confusión entre las bases del partido con sus afirmaciones. Creen, además, que comete un grave error político por decir que el Gobierno sigue con el proceso de negociación de Zapatero o por afirmar que sigue una supuesta hoja de ruta marcada por el Ejecutivo anterior. "Eso es una infamia y sólo cabe hacerlo con mala fé", exclamaron las fuentes consultadas.