Actualizado 03/10/2007 23:04 CET

Bermejo acusa al PP de sacar la bandera "cuando no tiene otra cosa que llevarse a la boca"

MADRID/BILBAO, 3 Oct. (OTR/PRESS) -

Como viene sucediendo en las últimas semanas, la guerra de las banderas volvió hoy a ser protagonista en el Pleno del Congreso de los Diputados. En esta ocasión fue el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, el que encaró la polémica al responder a la pregunta de una diputada del Grupo Popular, la gallega Ana Belén Vázquez, que mostró dos pequeñas banderas, una gallega y otra española, para denunciar que desde que el PSOE gobierna con los nacionalistas en Galicia existen lugares donde ya no ondean las dos. En su réplica, Bermejo acusó al PP de sacar polémicas como la de la bandera "cuando no tiene otra cosa que llevarse a la boca" para hacer oposición. "No se rompe España, lo que se rompe es son ustedes", espetó.

"Antes, esta bandera (la gallega) se izaba con ésta (la de España) y ahora desaparece la española", afirmó la diputada del PP mientras sacaba pequeñas enseñas que colocó delante de su escaño. Vázquez culpó de esta situación la coalición socialista y nacionalista que gobierna Galicia y recordó que el Parlamento gallego ya se ha pronunciado en contra del cumplimiento de la ley de que regula los símbolos. "El Gobierno está preso de las exigencias nacionalistas", sentenció.

En su respuesta, Bermejo recordó que la regulación del uso de las banderas está en la Constitución, los Estatutos y la ley que lo regula de modo específico, y señalo que en esta regulación se habla no de "la bandera" sino de "las banderas" tanto la nacional como las autonómicas, ya que todas ellas representan al Estado.

Acto seguido, el ministro de Justicia entró en materia y arremetió duramente con la oposición "irresponsable" del PP y denunció que este debate surge ahora porque los populares "no tiene otra cosa que llevarse a la boca". "Se han empeñado en un debate que es el único que les queda, porque la economía no está en recesión y el chantaje de ETA y Navarra no funcionó", proclamó Bermejo que acabó con una frase lapidaria: "España no se rompe, se rompen ustedes".

INCUMPLIMIENTO EN BILBAO

Pero no solo en el Congreso se vivió la polémica de las banderas, que tuvo otro capítulo en el Ayuntamiento de Bilbao. Allí el grupo municipal del PP solicitó el amparo del Ararteko (el Defensor de Pueblo del Gobierno vasco), Iñigo Lamarca, para hacer efectivo el cumplimiento de la Ley de Banderas por parte del Consistorio bilbaíno.

En este escrito, que los populares también entregarán al Defensor del Pueblo dependiente del Gobierno central, Enrique Múgica, los populares denuncian el incumplimiento sistemático de la ley por parte del equipo de Gobierno del Ayuntamiento que dirige el peneuvista Iñaki Azkuna. "En Bilbao se está incumpliendo la ley en el asunto de las banderas y se está negando la existencia de España y obviando el Estado de Derecho", denunció el portavoz del PP bilbaíno, Antonio Basagoiti.