Actualizado 08/09/2009 20:00 CET

El Bloc cree que Nadal debe dimitir de forma "preventiva" antes de que el TSJB asuma el caso Can Domenge

PALMA DE MALLORCA, 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del Bloc, Biel Barceló, consideró hoy que lo "lógico" sería que que el conseller de Turismo, Miquel Nadal, dimita de forma "preventiva", antes de que la jueza que instruye el caso Can Domenge se pronuncie sobre si eleva la causa al TSJB, donde podrían decretarse medidas cautelares contra él. Para el líder del Bloc, Nadal debe abandonar su cargo como conseller antes incluso de que la magistrada adopte una resolución en ese sentido.

En declaraciones a Europa Press, Barceló estimó que "no se debería haber llegado tan lejos", debido a que, a su juicio, los partidos implicados en supuestos casos de corrupción, "en lugar de defenderse panza arriba continuamente, lo que deberían hacer es tomar medidas y no esperar a que la cosa se pudra y sea inevitable".

"En este caso, las dimisiones preventivas serían lógicas, tal y como con toda normalidad y facilidad ocurre en otros países", aseguró el líder nacionalista, quien apuntó que mantener los cargos de aquellos dirigentes imputados en procesos judiciales de este tipo en los que se pueden decretar medidas cautelares, "lo único que hace es lastrar y complicar la situación política" y, por tanto, "no deberíamos llegar a estas situaciones límite".

De este modo, insistió en que el caso "hipotético" en el que se decreten medidas cautelares contra Nadal, su situación en el Govern sería "insostenible" y, en este sentido, recordó que el propio conseller de Turismo ya anunció que dimitiría si se encontraba en esta situación.

Así, expresó su "convencimiento" de que Nadal "cumplirá su palabra" y, en caso contrario, remarcó que el presidente del Govern, Francesc Antich, deberá "tomar medidas y así se lo pediremos desde el Bloc". En este sentido, advirtió de que si Antich no forzara la dimisión de Nadal en caso de que se decreten medidas cautelares contra él, "tendrá que haber consecuencias, porque no podremos continuar en esta situación" en el Ejecutivo autonómico.

"Antich tiene la última palabra de mantener o no en su Gobierno a un cargo que se encuentre en una situación determinada procesal, aunque lo ideal sería no tener que esperar a esta situación extrema", insistió el portavoz del Bloc, al tiempo que recordó que, en estos momentos, es a UM a la que "corresponde tomar esta iniciativa".

No obstante, remarcó que la imputación de una persona "no implica culpabilidad", si bien indicó que cuando el juez imputa delitos a una persona y le impone algún tipo de medida cautelar para evitar la cárcel, está "clarísimo que estos casos son de dimisión".

Por otro lado, Barceló precisó que el caso del portavoz de UM, Miquel Ángel Flaquer, para quien la jueza de instrucción número 12 de Palma estableció la semana pasada una fianza de responsabilidad civil de 38,5 millones de euros en el marco del caso Can Domenge, es "otra historia", ya que, a su juicio, debe ser su propio partido el que analice si su situación procesal "afecta a la formación política".