Actualizado 06/10/2008 16:00 CET

Bloc valencià pide una reunión a Rubalcaba por las "agresiones fascistas" a sus sedes y cargos públicos

VALENCIA, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del Bloc Nacionalista Valencià, Enric Morera, ha remitido una carta al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, en la que le solicita una entrevista para informarle directamente "de todas las agresiones fascistas que están sufriendo los nacionalistas". "Nuestra actividad política se está viendo coartada por los ataques a las sedes y las agresiones a cargos públicos, que se prolongan en el tiempo, desde el año 2001, sin que todavía tengamos conocimiento de detenciones de los responsables de estas agresiones", según la formación.

En el escrito, Morera recuerda que las Corts Valencianes se pronunciaron unánimemente al respecto y que, según el informe Raxen de la Unión Europea, "sólo en el año 2007 se produjeron más de 300 acciones violentas de estos grupos, en gran medida dirigidas a nuestro partido", según informaron en un comunicado fuentes del Bloc.

El secretario general de la formación hizo pública la carta durante la Assemblea Extraordinària de Regidors i Regidores Nacionalistes que se reunió el pasado sábado en el Ayuntamiento de l'Alqueria de la Comtessa (Valencia), donde es concejala Maite Peiró, quien "fue agredida el pasado 26 de septiembre por un grupo de fascistas mientras participaba en el tradicional Correllengua de Gandia".

La asamblea, que reunió a más de 70 personas, la mayoría cargos públicos del Bloc en la Safor-Valldigna, acordó por unanimidad una resolución política que condena el ataque y exige a la Policía Nacional que identifique a los autores de la agresión a Maite Peiró y "se inicie el procedimiento que corresponda para que los implicados sean juzgados y se les impongo la sanción que corresponda".

Las personas firmantes también manifiestan su "disconformidad" con la actuación de la Policía Nacional, "que no sólo permitió que el grupo fascista se acercara en ocasiones reiteradas a la manifestación pacífica con el objetivo de provocar e insultar a los participantes en el Correllengua, sino que, además, no impidió que los fascistas lanzaran piedras contra las personas concentradas, entre las que había muchos niños, y provocaron heridas graves a Maite Peiró".

"Nos cuestionamos como un contingente de Policía Nacional, más numeroso que los contramanifestantes fascistas, no fue capaz de neutralizarlos e impedir que entorpecieran la marcha pacífica de los participantes en el Correllengua", asevera el escrito.