Calvo abre la puerta a modificar la Constitución para evitar "bloqueos" electorales

Actualizado 17/09/2019 23:12:05 CET
La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, durante la primera sesión ordinaria en el Congreso de los Diputados tras el parón vacacional.
La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, durante la primera sesión ordinaria en el Congreso de los Diputados tras el parón vacacional. - Ricardo Rubio - Europa Press

La vicepresidenta pone de ejemplo el sistema de segunda vuelta para poder abordar "un cuadro" político "mucho más complejo"

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, ha abierto la puerta este martes a una modificación de la Constitución, y en concreto de su artículo 99, para evitar "bloqueos" electorales como los sufridos "en los últimos años".

En una entrevista en la Cadena SER, recogida por Europa Press, la vicepresidenta ha lamentado la repetición electoral y ha hablado de un cambio en la situación política española para lanzar su propuesta: realizar "modificaciones" en la Carta Magna.

"Teniendo en cuenta la evolución tendremos que encontrar alguna vía de entre algunas de las vías posibles que operan en el derecho constitucional. Una formulación del artículo 99 distinta que allane una situación como ésta", ha sostenido.

Carmen Calvo, consciente de la "perplejidad y la desilusión" que ha generado el anuncio de nuevas elecciones por parte presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha optado por reabrir la puerta a una vía que, según ha explicado, el PSOE ya introdujo en abril.

"Una de las primeras cosas que dijimos (tras las elecciones generales) es: tendamos la mano al PP, que ya planteó la modificación del artículo 99, sobre todo pensando en los ciudadanos, que votan para que exista gobierno, no para que haya coaliciones", ha apuntado.

UN CAMBIO "RAZONABLE" PARA ABORDAR UNA SITUACIÓN COMPLEJA

Fue el propio Sánchez el que, el pasado mes de julio, adelantó que el primer acuerdo de país que realizaría el PSOE tras poner en marcha la legislatura sería la reforma del artículo para impedir que se bloquease su investidura.

El jefe del Ejecutivo en funciones puso de ejemplo entonces a los ayuntamientos españoles, en los que gobierna la lista más votada en el caso de no alcanzarse un acuerdo previo. A su juicio, no tiene sentido que no suceda lo mismo en la investidura del presidente.

La vicepresidenta del Ejecutivo ha ido más allá y ha puesto de ejemplo el sistema de doble vuelta utilizado en países del entorno europeo como Francia o Portugal, donde se necesita una segunda votación entre los dos candidatos con más votos.

"En esos países esto está aceptado porque saben que en un primer momento se arrojan resultados que no son manejables", ha aseverado Calvo, para después pedir al resto de partidos políticos una reflexión sobre "esta situación".

En definitiva, para Carmen Calvo es "razonable" plantear una modificación del ordenamiento español para abordar "un cuadro más complejo" que, a su juicio, se inició "hace cinco años" cuando irrumpieron en el panorama Podemos y Ciudadanos.

210 DIPUTADOS Y 159 SENADORES PARA REFORMAR LA CARTA MAGNA

El citado artículo, en su punto 3, dice que el Congreso debe otorgar la confianza de la Cámara al candidato propuesto por el Rey por mayoría absoluta de sus miembros en una primera votación. Y si no se alcanza esa mayoría, se someterá la misma propuesta a nueva votación 48 horas después de la anterior. La confianza se entenderá otorgada si el candidato lograse mayoría simple.

Y en su punto 5 precisa que si transcurrido el plazo de dos meses, a partir de la primera votación de investidura, ningún candidato hubiere obtenido la confianza del Congreso, el Rey disolverá ambas Cámaras y convocará nuevas elecciones con el refrendo del Presidente del Congreso.

Esta reforma constitucional planteada por Sánchez y recuperada ahora por Calvo obligaría a sumar una difícil mayoría de tres quintos en cada Cámara, 210 diputados y 159 senadores. Además, debería ser sometida a referéndum si así lo piden una décima parte de los parlamentarios.

En concreto, el artículo 167 de la Carta Magna señala que "los proyectos de reforma constitucional deberán ser aprobados por una mayoría de tres quintos de cada una de las Cámaras". Si no hubiera acuerdo entre ambas, prosigue, se intentará obtenerlo mediante la creación de una comisión de composición paritaria de diputados y senadores, que presentará un texto que será votado por el Congreso y el Senado.

Contador

Para leer más