Actualizado 17/01/2008 10:29 CET

9-M.- El candidato de IU al Congreso por Ciudad Real pide a Barreda abrir una mesa de partidos con la reforma electoral

CIUDAD REAL, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El candidato al Congreso por IU en Ciudad Real, Andrés Carmona Campo, consideró hoy que la presentación por el PP de un recurso de inconstitucionalidad a la última reforma electoral llevada a cabo por el Gobierno socialista de José María Barreda, es el resultado "del empecinamiento del PSOE de no aceptar la mesa de negociación que le viene proponiendo IU-CLM para abordar, de una vez y para lo sucesivo, una reforma electoral en profundidad en Castilla-La Mancha que corrija el déficit de representatividad democrática" de las Cortes.

En nota de prensa, IU, que también tiene recurrida la pasada convocatoria electoral y que motivó que el propio Tribunal Superior de Justicia planteara una cuestión de inconstitucionalidad al alto Tribunal, aún pendiente de resolver, por si se hubieran vulnerado derechos fundamentales de la ciudadanía, entiende que el PSOE no puede "perpetuar la cerrazón de no equiparar el número de escaños en las Cortes" a los de las demás comunidades autónomas, "ahora que tanto justifican la equiparación de sueldos de altos cargos en esta Comunidad con los de las demás".

En este sentido, creen que "ha resultado ser una falacia" el gran argumento utilizado por el portavoz del Grupo Parlamentario en las Cortes, Santiago Moreno, de no incrementar el número de escaños "en aras a la austeridad en el gasto", ya que "solo el escandaloso incremento de sueldos de los 161 altos cargos del gobierno, incluida la cotización a la Seguridad Social, supera los 6 millones de euros y cuesta tres veces más que financiar 20 escaños más en las Cortes.

Para el candidato de Izquierda Unida, tiene razón Cayo Lara, coordinador regional de esta formación política, cuando afirma que "Barreda tiene una oportunidad de oro de convocar una mesa de partidos para abordar la reforma electoral, financiando sobradamente el coste de los nuevos escaños ajustando la subida de sueldos de los altos cargos al IPC, y aún quedarían más de 3 millones de euros para hacer políticas sociales".

Por eso, dijo por último, para Izquierda Unida, "más democracia, menos despilfarro en supersueldos elitistas y más política social sería el resultado final de ésta propuesta".