Casado reivindica medidas para que España lidere la cuarta revolución, la digital, porque avisa que "ya está aquí"

Pablo Casado, presidente del PP, protagoniza el Desayuno Informativo de Europa P
Eduardo Parra - Europa Press
Publicado 16/10/2018 12:30:39CET

MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP, Pablo Casado, ha advertido de la necesidad de que el país en su conjunto, tanto gobiernos como partidos políticos o sociedad civil, tomen medidas para liderar la cuarta revolución, la digital, porque "ya esta aquí" y sería la primer ocasión en que España encabece una "transformación".

"Si no surfeamos la ola, nos puede caer encima una vez más", ha defendido el líder 'popular' durante su intervención inicial en un desayuno informativo de Europa Press, en el que ha expuesto las grandes líneas de su proyecto para situar al país en cabeza de este cambio profundo.

Casado ha advertido de que es una necesidad para España afrontar esta transformación digital pensando en las generaciones siguientes, porque es una alternativa al modelo tradicional de más deuda como herramienta de progreso. Este es el planteamiento, ha criticado, del Gobierno del PSOE, que se apoya en el déficit.

"Nunca una generación ha sido tan egoista como la nuestra, nunca nadie se había empeñado en conseguir votos diciendo que la deuda es buena cuando sabemos que la van a pagar nuestros hijos y nietos", ha dicho. A su juicio, mantenerse en esta teoría es consecuencia de no afrontar este debate de la revolución digital.

Casado ha planteado diez campos en los que actuar, desde la educación a la economía pasando por el estado del bienestar, el mercado laboral y la administración. Son terrenos en los que la digitalización están ayudando ya a mejorar la calidad del trabajo, abrir nuevos campos de conocimiento, reducir costes, mejorar la perspectiva de vida o luchar contra el cambio climático.

El dirigente del PP ha admitido que esta revolución provoca sin embargo también desafíos: el populismo y el nacionalismo. El primero es una reacción frente a los efectos de las nuevas tecnologías, algo que ya ha ocurrido en el pasado ante otros desafíos que las generaciones presentes tratan de combatir. "Siempre ha habido cierta atracción contra el progreso", ha afirmado.

El nacionalismo, por su parte, resurge en la lucha contra la globalización, entre los movimientos que tratan de encerrarse "en ellos mismos". Como el populismo, ha dicho sin embargo Casado, son reacciones que "acaban teniendo las patas cortas".

UN VOTO TECNOLÓGICO

Como ejemplo del profundo alcance de la digitalización en todo tipo de campos, Casado ha explicado que en Corea se está trabajando con la aplicación de la tecnología del 'blockchain', o cadena de datos, al voto para que sea cifrado y seguro. "El voto, la base de la democracia, se puede hacer también tecnológico", ha señalado.

En el acto, patrocinado por Altadis, Fujitsu, Fundación IberCaja, KPMG, Suez y Telefónica, Pablo Casado ha recalcado que esto es ya una realidad y que otros países se están situando a la cabeza de esta revolución mientras en España sólo el 6 por ciento de las empresas están adaptadas, "y deberíamos estar en el 30%".