Actualizado 31/12/2007 16:39 CET

Los centros de acogida de animales salvajes advierten del aumento de abandonos por el auge de ventas en Navidad

ALICANTE, 31 Dic. (EUROPA PRESS) -

El auge de las ventas de animales exóticos en Navidad provoca "el aumento de abandonos durante el primer trimestre del año", según señaló hoy a Europa Press el responsable de la fundación internacional de defensa de los animales El Arca de Noé, instalada en Benimantell (Alicante), Serafín Doménech.

En este sentido, aseguró que el regalo de animales exóticos durante las fiestas navideñas se trasformará en abandonos durante el mes de marzo, "cuando los animales empiezan a entrar en celo y dan problemas" en su cuidado a los propietarios, que no saben cómo atenderlos adecuadamente.

Doménech concretó que esta situación afecta especialmente a los hurones y mofetas y demás animales exóticos que cada año llegan en número creciente en los meses de marzo y abril al centro de acogida de animales salvajes de Benimantell.

Esta tendencia a regalar animales exóticos como mascota "está de moda, y cuanto más raro sea el animal, mejor", subrayaron también hoy a Europa Press fuentes del Centro de Recogida de Animales Salvajes de Santa Faz de Alicante, donde han recibido a lo largo de este año numerosos ejemplares de iguanas y galápagos por este motivo.

Éste es el caso de un joven de Alicante, que acudió al centro de Santa Faz para dejar allí una serpiente pitón de 1,20 metros de longitud, que según relató, le habían regalado. A su llegada, el propietario explicó al personal del centro que la mantuvo durante un año en un terrario, pero no deseaba tenerla más tiempo debido a los cuidados que requiere.

En este sentido, las mismas fuentes del centro precisaron que una pitón real se alimenta únicamente de ratones vivos, que mata por estrangulamiento para después ingerirla entera.

Por su parte, en El Arca de Noé viven aproximadamente unos 200 animales en una superficie de cerca de 80,000 metros cuadrados, entre ellos varios osos, chimpancés y grandes felinos como leones, un tigre blanco y varios gatos salvajes, por lo que la ocupación de las instalaciones "supera el 100 por cien".

ARCA DE NOÉ.

La mayoría de los animales que residen actualmente en la fundación proceden del contrabando y fueron encontrados en controles aduaneros rutinarios o a través de operaciones del Seprona.

Para tratar de liberar plazas en el centro, El Arca de Noé cede animales a parques y zoológicos de toda Europa que estén dispuestos a cumplir una serie de requisitos, entre los que se encuentran la prohibición de que los animales participen en espectáculos, la esterilización de los mismos, y la presencia de un cuidador del centro en el parque destinatario que supervise la climatización del animal a su nuevo entorno.

De este modo, cuatro osos que residen en El Arca irán a Rumanía donde vivirán en un recinto de 100 hectáreas, mientras que la dirección del centro tramitan la salida de otros animales, como chimpancés y algunos felinos.

En palabras de Serafín Domenech, El Arca pretende "romper el mercado" intenta que "no se críen animales para vender sino que el centro de acogida sirva como abastecimiento de animales". De este modo, en algunos casos, los particulares pueden conseguir la cesión de algún ejemplar si reúnen buenas condiciones para mantenerlos.