Actualizado 16/06/2007 12:19 CET

La cirugía puede retiarar o reducir en un 50% la medicación en enfermos de parkinson, según un experto

VALENCIA, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

La cirugía funcional puede reducir en hasta en un 50 por ciento la medicación en enfermos de Parkinson e, incluso, "dependiendo de cada caso", retirarla totalmente, según aseveró hoy el doctor Antonio Salvador Aliaga, miembro de la Sociedad Valenciana de Neurología (SVN) y neurólogo del Hospital Clínico de Valencia.

Indicó que esta técnica "todavía no bien conocida por muchos", puntualizó, "permite tratar la enfermedad, y mejorar aspectos que la medicación no logra", según informaron fuentes de la entidad en un comunicado.

A este respecto, el facultativo explicó que la cirugía de la enfermedad del parkinson --trastorno cerebral caracterizado por temblor y dificultad en la marcha y el movimiento-- consiste en "modular la actividad de una zona específica del cerebro mediante la emisión de corriente, a través de un electrodo colocado minuciosamente en dicho punto". Indicó que los estimuladores son alimentados por unas pilas externas que se colocan bajo la piel.

Esta técnica, insistió el doctor, --que está plenamente implantada en el Hospital Clínico y en el General Universitario Consorcio de Valencia, y en vías de implantación en el Hospital General de Alicante-- requiere de la "estrecha colaboración" de un amplio equipo de profesionales, entre los que destacó al neurólogo y neurocirujano, así como al neurofisiólogo, anestesista y personal de enfermería "bien entrenado".

En cuanto al perfil del paciente subsidiario de tratamiento quirúrgico, el especialista afirmó que debe ser "menor de 70 años --aunque si el enfermo se encuentra en condiciones óptimas de salud y tiene entre 70 y 75 años también se puede hacer-- y debe haber empleado todas las alternativas de medicación y combinaciones posibles sin haber logrado controlar de forma adecuada los síntomas".

Así mismo, anotó que el paciente "debe haber plasmado una respuesta a la levodopa; también debe presentar fluctuaciones motoras o discinesias --movimientos incontrolados-- que no mejoran con el tratamiento médico; no debe presentar deterioro cognitivo ni alteraciones psiquiátricas y, además, no debe presentar una enfermedad intercurrente que contraindique o dificulte la cirugía".

Una vez seleccionado el paciente por el neurólogo, que determina si la cirugía le puede ser beneficiosa, según explicó el facultativo de la Sociedad Valenciana de Neurología, se le remite al Servicio de Neurocirugía y se le explicará la intervención que se le va a realizar.

PACIENTE DESPIERTO

Posteriormente y superada esta fase, el paciente es operado. Durante la intervención, éste permanece despierto para colaborar con el médico y con el objetivo de "ver en la mesa de quirófano si existen efectos beneficiosos o, por el contrario, efectos adversos, con el fin de colocar de forma precisa el electrodo", recalcó.

El postoperatorio, destacó el doctor Salvador, "no es doloroso". "Generalmente el paciente permanece ingresado una semana con cobertura antibiótica, iniciándose la programación", agregó. La mejoría, según puntualizó, "puede demorarse, y así como hay pacientes que en una semana presentan una mejoría sustancial, existen otros pacientes en los que los efectos aparecen a los dos o tres meses, ya que depende de los problemas que presenta cada uno de ellos".

El facultativo explicó que "cada vez son más" los pacientes intervenidos, ya que los resultados "son buenos". Así, dijo, "en la mayoría de los intervenidos se consigue alcanzar las expectativas esperadas". A este respecto, destacó que los enfermos de parkinson son remitidos desde otros centros al Hospital Clínico de Valencia para ser intervenidos. Citó, como ejemplos, el Hospital La Fe; el Hospital Arnau de Vilanova; el de la Ribera; de Sagunto o el Hospital San Francesc de Borja de Gandia.

Indicó que en el Hospital Clínico existe una "larga" trayectoria y "experiencia" en la cirugía funcional de la enfermedad del parkinson, datando las primeras intervenciones por el doctor Barcia ya hace más de 30 años. En este sentido, puntualizó que a lo largo de los años han ido variando las técnicas y dianas quirúrgicas y, en la actualidad, se utiliza una técnica única en Europa (Nexframe), con "muy buenos resultados", destacó.