CiU y PP no consiguen retirar la campaña 'ViscA Barcelona!' pero el consistorio revisará su contenido a instancia de ERC

Actualizado 18/06/2008 18:11:26 CET

Los anuncios han costado casi 1,7 millones de euros a las arcas municipales

BARCELONA, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los grupos municipales en la oposición en el Ayuntamiento de Barcelona, CiU y PP, no consiguieron hoy retirar la campaña de publicidad 'ViscA Barcelona!' que promueve el consistorio, aunque ERC obtuvo el compromiso del Gobierno municipal, que ocupan PSC e ICV-EUiA en minoría, de que la revisará para que fomente algunos valores sociales.

En la Comisión de Presidencia, Territorio y Función Pública, la oposición presentó diversas proposiciones y ruegos en relación a la campaña sobre la que CiU y PP se aliaron para pedir su retirada porque incumple normas sobre la publicidad institucional, mientras que ERC defendió sólo que incluya algunas modificaciones.

El concejal de ERC Ricard Martínez justificó la posición de los republicanos con que la retirada completa de la campaña significaría "volver a hacer una de nueva" y volverla a planificar en los medios con el sobrecoste que esto implicaría, mientras que introduciendo algunos cambios el coste "sólo aumentará en las partes de producción", según afirmó.

Además, se mostró a favor de que el Ayuntamiento promueva campañas publicitarias para aumentar "el orgullo" de los vecinos de Barcelona, aunque criticó el contenido de la de 'ViscA Barcelona!' porque en ella se confunde "el sentimiento de pertenencia a la ciudad y la valoración positiva del Ayuntamiento como institución con la valoración positiva del Gobierno de la ciudad como institución".

PSC e ICV-EUiA votaron a favor de la propuesta de los republicanos, según la cual se dote de "contenidos sociales" la campaña para "promover y defender la democracia y los valores de la sociedad, como el bienestar social, la cultura de la paz, la solidaridad o la salud".

El segundo teniente de alcalde de Acción Social y Ciudadanía y presidente de ICV-EUiA en el Ayuntamiento, Ricard Gomà, coincidió en que las campañas institucionales "han de tener contenidos sociales", sobre los que precisó que se pueden concretar en "diferentes dimensiones".

25 AÑOS DE PUBLICIDAD "PRESTIGIADA".

El tercer teniente de alcalde de Hacienda y Promoción Económica, el socialista Jordi William Carnes, defendió que el Ayuntamiento lleva 25 años desarrollando una línea "que ha permitido focalizar la imagen" de Barcelona, con una publicidad que es "reconocida y prestigiada a nivel mundial", según aseguró.

Explicó que la campaña 'ViscA Barcelona!' se pensó para "reafirmar y reforzar los elementos de pertenencia y orgullo que esta ciudad tiene y se merece". Según Carnes, su duración prevista es de cinco semanas con un coste de "1,024 céntimos por cada ciudadano de Barcelona", lo que suma un total de 1.617.671,61 euros, una inversión que la concejal de CiU Sònia Recasens calificó de "absoluta aberración".

Ante las afirmaciones de los grupos de CiU y ERC de que los anuncios no cumplen con los requisitos mínimos sobre publicidad institucional que marca el Consell de l'Audiovisual de Catalunya (CAC), Carnes respondió que no ha recibido "ninguna notificación del CAC" pidiéndole que pare la campaña.

La concejal del PP Emma Balseiro consideró "una desfachatez" la réplica de Carnes y le recordó que el Ayuntamiento "tiene la obligación de cumplir la ley", después de que la concejal de CiU afirmara que la campaña "incumple diversos artículos" de la Ley 10/2000, de publicidad institucional.

Recasens acusó al Gobierno municipal de preparar campañas publicitarias cada vez que las encuestas sobre la percepción de los servicios municipales muestran descontento de los ciudadanos, y Balseiro afirmó que "no tiene ningún interés" para los ciudadanos.

La concejal popular instó al Gobierno municipal a dejar de "hacer autobombo", y que impulse unos anuncios dirigidos a informar de las actuaciones del Ayuntamiento "para mejorar las condiciones de vida" de los barceloneses. También pidió que se constituya la comisión municipal de evaluación de la publicidad institucional aprobada en julio de 2007.

CALIDAD "RAZONABLE" DEL BICING.

El primer teniente de alcalde de Bienestar y Cohesión Territorial, el socialista Carles Martí, defendió que el servicio municipal de alquiler de bicicletas, el Bicing, cuenta con una calidad "francamente razonable", aunque admitió que "eso no quiere decir que no sea mejorable".

En respuesta a un ruego de ERC para que el Ayuntamiento valore la oportunidad de rescatar la concesión del Bicing ante las incidencias del servicio, Martí dijo que por el momento el Gobierno municipal no se plantea rescatarla. Sin embargo, el republicano Ricard Martínez reiteró que el sistema "no tiene la calidad que tendría que tener".