La CIV cree que si no se detiene a miembros de ETA y se facilita ayuda técnica, el desarme se puede producir en meses

Actualizado 21/02/2014 21:49:52 CET
Actualizado 21/02/2014 21:49:52 CET

Para leer más

La CIV cree que si no se detiene a miembros de ETA y se facilita ayuda técnica, el desarme se puede producir en meses

216404.1.500.286.20140221193742
Vídeo de la noticia

No descarta un "parón" en el desarme si el Gobierno no se implican

Cree "significativo" el arsenal sellado por "los riesgos" que ha corrido ETA para su verificación, sin contrapartidas

   BILBAO, 21 (EUROPA PRESS)

   El líder de la Comisión Internacional de Verificación (CIV), Ram Manikkalingam, ha asegurado que "el desarme total" de ETA puede darse en meses si los Gobiernos español y francés no detienen a los miembros de la banda que vayan a sellar los arsenales, y se comprometen a facilitar "ayuda técnica" para "realizar el inventario" del material. Además, ha considerado "muy significativo" el armamento que ha dejado ahora fuera de uso, porque lo ha hecho corriendo un importante riesgo y sin contrapartidas.

   En un encuentro con la prensa vasca celebrado en Bilbao, Manikkalingam ha asegurado que la cantidad de armas y explosivos sellados por ETA "no es pequeña", porque se ha realizado "en situación de clandestinidad".

   De esta forma, según ha explicado, los activistas de ETA han tenido "muchos obstáculos" y han corrido "muchos riesgos" para poner las armas "fuera del uso operativo" y que la CIV pudiera verificarlo. "Cuando nosotros pensamos en las condiciones en la que lo han hecho, creemos que es significativa la cantidad", ha añadido.

   Además, se ha mostrado convencido de la voluntad de la banda de llegar al escenario de desarme total. "Es la primera vez en 50 años que ETA ha mostrado su armamento y lo ha puesto fuera del uso operativo. No conozco a ningún grupo armado que haya hecho un paso así, sin una expectación de contrapartida", ha aseverado.

   El verificador ha precisado que, sobre esta última cuestión, su grupo "ha sido muy claro" sobre que se trata de un proceso unilateral y, por lo tanto, ETA "no puede pedir que el Gobierno u otras autoridades" hagan algo "para que ellos continúen" hacia el desarme.

   Según ha explicado, "se ha dado un primer paso", pero "quedan muchas armas por recoger y por someter a todo el proceso". Para continuar en esa línea, la CIV necesita "la cooperación de las autoridades", sin las que será "muy difícil" continuar con el proceso. Por ello, ha manifestado que "hay que trabajar juntos", también ETA.

   Tras eludir dar detalles sobre las armas selladas, ha asegurado que si la banda "tuviese acceso" a ellas, los miembros de la CIV serían los primeros en enterarse. Además, ha indicado que debe producirse "un fin ordenado", y evitar que sea "desordenado", porque no se sabe "dónde puede acabar" el armamento y si puede llegar a "manos no deseadas o puede haber accidentes".

SIN PLAZOS

   El líder de la CIV ha afirmado que desconocen de cuánto armamento dispone la banda armada y ha señalado que no han puesto plazo para el desarme, pero puede producirse "en plazo de varios meses, si hubiese una colaboración de los estamentos apropiados del Gobierno".

   A su juicio, "hay un contexto" para el desarme, y si los Gobiernos no se implican, será "muy difícil o casi imposible llevar adelante este proceso y hacer la verificación del arsenal". En este sentido, no descarta que se pueda entrar "en un parón" si no se producen nuevos pasos.

   "En términos prácticos, muchos otros actores tienen que estar implicados para, por ejemplo, recoger las armas, hacer un inventario, y eso requiere de algunos actores con la capacidad de hacerlo", ha indicado.

   Ram Manikkalingam ha asegurado que no han pedido a los Gobiernos español y francés que se impliquen, "pero los dos saben lo que es necesario para avanzar en este tema". "Y nosotros tenemos la esperanza de que, si los Gobiernos lo permiten, puede hacerse en unos meses", ha señalado.

   En su opinión, hacer todo esto en la clandestinidad "es muy difícil y complicado". "Podemos hacerlo, pero tardaría mucho tiempo, mejor hacerlo con la cooperación de los Gobiernos para acabar pronto con esta tarea. Yo creo que una tarea compleja y que no podemos acabar sin esta cooperación".

"ETA ESTÁ LISTA"

   Para el representante de la CIV, "ETA está lista" para proceder a su desarme total porque, para sellar el primero de sus arsenales, se reunió con ellos "en una situación de mucha complejidad, tomando muchos riesgos".

   Según ha asegurado, al principio hubo una discusión sobre "cómo verificar" el sellado de zulos y ellos le comunicaron a ETA que no podían hacerlo "sin verlo directamente". La banda consideraba que prepararlo era "muy complicado" y suponía "un gran riesgo para ellos". "Ellos han estado dispuestos a adoptar ese riesgo. Y yo creo que no lo habrían hecho si no estuvieran convencidos de empezar y continuar con ese proceso", ha señalado.

   A su juicio, para que se produzca el desarme "es importante" que la banda "siga las instrucciones de la cúpula". En este sentido, ha considerado que, "si no hay una organización coherente, es difícil que digan dónde están los armamentos, cómo podemos recogerlos y manejarlos".

   Ram Manikkalingam espera poder avanzar en su tarea de verificación que podría completarse "pronto" si se involucran los Ejecutivos español y francés. "Nosotros estamos involucrados en hacer un inventario y ponerlo fuera del uso operativo, porque eso es necesario para ir a una fase de desarme total", ha añadido.

   Asimismo, ha subrayado que ellos no quieren "repetir" episodios como el sellado de este arsenal, de poco armamento y explosivos, por las "dificultades". "Sería bastante difícil repetirlo con cantidades grandes. Si hay alguna disposición del Gobierno para dejar que la sociedad vasca y otras personas en el País Vasco puedan ayudar a avanzar, pensamos que hay oportunidad para hacerlo mucho más rápidamente", ha añadido, convencido del obstáculo que supondría para "completar el desarme" que los Gobiernos no cooperasen.

   "Podemos ayudar, pero necesitamos apoyo. Lo más importante es que los Gobiernos permitan que el proceso salga adelante. Lo más importante es no hacer detenciones y ayuda técnica, gente con capacidad de analizar el material, manejarlo y hacer un inventario", ha indicado.

"LA ACOGIDA DE LA SOCIEDAD VASCA"

   Manikkalingam ha agradecido "la acogida muy positiva" que la Comisión de Verificación tiene en Euskadi y ha recordado que están aquí porque el PNV, la izquierda abertzale y los socialistas se lo han pedido. "Nos entristece que esa reacción positiva que se ve aquí no se vea reflejada en otras zonas, porque habría bastantes posibilidades de avanzar en este tema", ha apuntado.

   Tras señalar que, si no se producen progresos, ellos no tienen ningún interés en seguir realizando la labor de verificación, ha indicado que no hay plazos establecidos para constatar si dan pasos o no.

   En este contexto, ha recordado que en septiembre del pasado año la CIV ya dijo que, si no había "progresos", se plantearían "la posibilidad de abandonar". "Vimos una voluntad de dar ciertos pasos y nosotros, entre bastidores, nos mantuvimos en un nivel discreto", ha aseverado.

   En este sentido, ha insistido en que, en la actualidad, "hay una buena oportunidad de hacer algo y, si alguien mueve ficha, se pueden hacer cosas". "En muchos países hemos visto oportunidades históricas de hacer algo, y para eso, hace falta mucho coraje político, mucha determinación y empeño en desear que ocurra", ha indicado.

   El representante del grupo de expertos ha considerado que "aquí quizá solo hace falta un poco de coraje político, de determinación e imaginación para avanzar". "Con un poco, se podría hacer mucho", ha asegurado.

   EL PAPEL DEL LEHENDAKARI

   Ram Manikkalingam ha destacado que tienen una relación "muy buena" con el lehendakari, Iñigo Urkullu, que les ha apoyado "desde el principio" en su trabajo. "Le informamos sobre todos los pasos que damos y está al tanto de todo lo que hacemos", ha indicado.

   El representante de la CIV ha afirmado que, después, le compete a él decidir "con quién quiere hablar o explicar". "No le pedimos que vaya llevando mensajes de nuestra parte o ponerle en una situación incómoda en este sentido", ha concluido.

Para leer más