Actualizado 11/03/2009 17:10 CET

Com.inv.- La oposición ve contradicciones y fallos en la cadena de mandos que "revelan 3 estructuras" dentro de la Consejería

MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las portavoces de los grupos parlamentarios de PSOE e IU, Maru Menéndez e Inés Sabanés, respectivamente, aseguraron hoy que existen "contradicciones" importantes en los discursos de los diferentes miembros del PP y de la Comunidad que han pasado por la comisión de investigación sobre el presunto espionaje, que revelan hasta "tres estructuras" dentro de la Consejería de Interior, con asesores y empleados que rinden cuentas a diferentes mandos. "Un lío descomunal", sentenció Sabanés y una "chapuza", dijo Menéndez.

Durante la comparecencia del consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, la portavoz socialista señaló en primer lugar que se han escuchado "tres versiones" del supuesto registro al Campus de la Justicia, donde desapareció un ordenador de un colaborador del ex consejero y presunto espiado Alfredo Prada, "expresadas por altos cargos de la Consejería" y que "constan en el diario de sesiones".

Así, citó la declaración del subdirector de Seguridad, Miguel Castaño, en la que dijo que acudió al Campus de la Justicia el pasado mes de junio junto al director del Área de Seguridad, Sergio Gamón, y otras dos personas de la Consejería, mientras que el propio Gamón aseveró que fue con el subdirector del Campus, el administrador y el jefe de seguridad de las instalaciones. De hecho, Menéndez resaltó que Gamón rectificó a Castaño y dijo que nunca habían ido esa dos personas citadas por Castaño.

Menéndez se refirió además a las diferentes estructuras de seguridad de la Consejería de Granados y de las personas a las que rinden cuentas, y recordó que el asesor de seguridad y supuesto cabecilla de la red de espías, Marcos Peña, dijo que despacha habitualmente con el viceconsejero de Justicia, Alejandro Halffter, mientras que éste afirmó que a él le rinden cuentas sólo directores generales y gerentes de los diferentes organismos. "Me tendrán que decir que están contradiciéndose porque efectivamente tienen tres estructuras y un lío monumental en su Consejería", consideró.

"Usted es un mentiroso compulsivo", le lanzó Menéndez al consejero, al tiempo que se mostró "sorprendida" de que Granados no tenga interés en aclarar qué ocurrió con los presuntos seguimientos a miembros del PP, cuando lo cierto es que también es secretario general del PP de Madrid. "Tengo clarísimo que ha habido seguimiento, que ha habido espionaje, que existen los partes y que hay chapuza", aseguró.

A su vez, el portavoz adjunto, Adolfo Navarro, a quien no se le dejó repreguntar tras la segunda intervención de Granados, se mostró indignado por el curso de esta comparecencia "más propia del neofascismo" que de una democracia, donde el consejero tuvo una actitud "prepotente", en la que habló "más como un chulo, un matón, que como un responsable político".

Por su parte, la portavoz de IU, Inés Sabanés criticó que el PP haya mantenido constantemente "el bloqueo" a la comisión basándose en la falsedad y desajustes en los partes, y lamentó que no comparezcan las víctimas de los espionajes, compañeros de partido. Así, Sabanés dijo a Granados que "no puede mirar para otro lado", ante estos hechos.

Sabanés abroncó además a Granados por su actitud y le clarificó que no ha comparecido como máximo responsable de la seguridad de la Comunidad, sino como "el máximo valedor de la teoría del cierre, clausura, bloqueo y punto final de la comisión de investigación". De hecho, destacó que Granados ha realizado una serie de informes y pesquisas "que no conocía la comisión" y que son "determinantes" para el esclarecimiento de los hechos.

La portavoz de la coalición de izquierdas recordó que se trata de una investigación parlamentaria y que, por lo tanto, "necesita, exige y es imprescindible que haya colaboración del Gobierno en la documentación". Tachó de "barbaridad democrática" el hecho de que Granados haya venido a "intimidar" a los miembros de la oposición con un dossier de documentos que ha sido, sin embargo, "incapaz de facilitar a la comisión".

La portavoz socialista también apuntó alguna contradicción en el hecho de que el PP criticara que los socialistas recordaran a los comparecientes que no se puede mentir en la comisión leyendo el Código Penal, cuando en el pasado, en una comisión presidida por Granados, también se hizo, hecho que el PP rebatió diciendo que lo hacía la mesa y no los grupos parlamentarios.