Condenado un hombre a más de 28 años por matar a un vecino y herir al padre de éste en Almorox (Toledo)

Actualizado 22/07/2009 19:40:50 CET

TOLEDO, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Segunda Sección de la Audiencia Provincial de Toledo ha condenado a más 28 años de prisión a un hombre, identificado como J.R.G, de 61 años, por un delito de asesinato consumado contra un vecino y otro de asesinato en grado de tentativa, hacia el padre de éste último, con la circunstancia atenuante de confesión en ambos delitos, ocurridos en la localidad toledana de Almorox el 14 de julio de 2006.

Según dicta la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, en concreto se le condena a 17 años y seis meses de prisión por el primer delito, y a once años de prisión por el segundo, así como a la accesoria de inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena, y a la prohibición de acudir a la población de Almorox por un periodo de diez años.

Del mismo modo, se le condena a indemnizar a M.E.C.P., la esposa del fallecido, en 150.000 euros por daño moral, a J.Z.C., hijo del fallecido, en 100.000 euros, y a V.Z.P. con otros 100.000 años por lesiones y secuelas.

HECHOS PROBADOS

Los hechos ocurrieron el 14 de julio de 2006 en Almorox, cuando el acusado se dirigió a bordo de un todoterreno hasta el paraje rural conocido como "Las Tablas". Una vez allí, permaneció en el interior del vehículo hasta que llegó otro hombre, V.Z.P., conocido en el pueblo, y su hijo, J.V.Z.R., que se encontraban en una finca próxima recolectando pacas de paja, en un tractor y un camión, respectivamente y, al llegar a la altura del vehículo del acusado detuvieron su marcha al obstaculizarles el todoterreno de aquel el paso.

Por ese motivo, los dos hombres bajaron de sus vehículos para pedir explicaciones al acusado, ante lo que este se dirigió hacia la parte trasera de su todoterreno de donde sacó una escopeta de dos cañones yuxtapuestos, que se encontraba ya cargada, y con la intención de acabar con la vida de ambos, disparó a muy poca distancia.

En esos momentos, y cuando la primera víctima se encontraba arrodillada tratando de auxiliar a su hijo, el acusado volvió a disparar contra él a bocajarro en el tórax.

J.V.Z.R. falleció por destrucción de órganos vitales siendo la causa inmediata de la muerte el shock hipovolémico hemorrágico, mientras que V.Z.P., sufrió distintas heridas que precisaron para su curación de 305 días, de los cuales 25 estuvo hospitalizado e impedido para sus ocupaciones habituales.

Tras los hechos, el acusado abandonó el lugar del suceso en el todoterreno junto a su padre, quien en ningún momento tuvo conocimiento de las intenciones criminales de su hijo, que se personó a las 11.10 horas de ese mismo día, en el cuartel de la Guardia Civil de Villaviciosa de Odón (Madrid), en compañía de su letrado reconociendo ser el autor de los disparos.

El acusado tenía licencia de armas clase D y clase E con fecha de validez 16.9.2010 y 16.8.2010, respectivamente. La escopeta con la que se efectuaron los disparos se encontraba en perfecto estado de uso y funcionamiento.

Durante la vista, el Ministerio Fiscal rebajó la petición de pena de 35 a 29 años para el acusado al tener en cuenta su colaboración, en todo momento, con la Justicia, ya que, aunque huyó del lugar del crimen, se reunió enseguida con su abogado, con quien seguidamente acudió hasta las dependencias de la Guardia Civil, que ya estaba buscándolo, para entregarse.