Cs permite que se debata la reforma a la Ley de Estabilidad: ¿Cómo afectará esto a los PGE 2019?

Gráfico de EP de la reforma de la Ley Presupuestaria
EUROPA PRESS
Actualizado 30/10/2018 18:41:55 CET

MADRID, 30 Oct. (EDIZIONES) -

Ciudadanos (Cs) ha permitido esta semana que continúe la tramitación de la reforma de la Ley de Estabilidad, que quiere que el Congreso pueda levantar con una mayoría simple el veto del Senado al techo de gasto de los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

La reforma fue presentada por PSOE y Unidos Podemos junto a Esquerra Republicana (ERC) y Compromìs en agosto. Fue tomada en consideración por el Pleno del Congreso y se fijó un primer plazo de enmiendas hasta el día 19 de agosto que el PP fue renovando hasta este martes, cuando se ha quedado solo en la Mesa del Congreso al no contar con el apoyo de Cs.

La Ley de Estabilidad regula la aprobación del techo de gasto del año siguiente y la senda del déficit para un periodo de tres ejercicios, un marco necesario para empezar la tramitación de unos nuevos Presupuestos.

Cs ha insistido en que su cambio de parecer con respecto a la reforma de la Ley de Estabilidad no quiere decir que el partido vaya a dar su apoyo al proyecto de PGE de Pedro Sánchez, o siquiera que se la vaya a facilitar.

Según cálculos de la formación naranja, la reforma de la Ley de Estabilidad que evitaría el veto del Senado al techo de gasto no entrará en vigor hasta mediados del próximo año y en ningún caso afectará a los Presupuestos de 2019 cuyo proyecto el Gobierno ha prometido presentar a finales de noviembre.

¿CUÁL ES EL PROCESO HABITUAL DE LA TRAMITACIÓN DE LOS PGE?

A continuación, hacemos un pequeños repaso de cómo se desarrolla la tramitación de los Presupuestos de manera habitual.

1. El primer paso es la presentación del proyecto de presupuestos en el Congreso. Una vez se fija el techo de gasto para un determinado año, el Consejo de Ministros aprueba el proyecto de PGE y la ministra de Hacienda --en este caso, María Jesús Montero-- se lo presenta a la presidenta del Congreso --en este caso, Ana Pastor--.

2. La presidenta cede el proyecto de PGE a la Mesa de la Cámara, que ya fija el calendario de su tramitación con sus distintas fases.

3. Por mandato de la Mesa, el proyecto --que consta de una ley articulada y de los estados de gasto de las distintas secciones-- se publica en el Boletín de las Cortes.

4. También por mandato de la Mesa, se abre el plazo de solicitud de comparecencias de altos cargos para que expliquen en detalle en qué consisten las partidas de los PGE.

5. Tras eso, tiene lugar la ronda de comparecencias de altos cargos, que habitualmente es abierta por el gobernador del Banco de España.

6. En el caso de que los distintos grupos parlamentarios no presenten enmiendas a la totalidad a los PGE, el proyecto continúa con su tramitación.

En el caso de que sí que se presenten enmiendas, se celebra un debate de totalidad del proyecto de ley en el Congreso. En este debate comparece en primer lugar la ministra de Hacienda, en segundo lugar los representantes de los grupos que han presentado enmiendas y, por último, el resto de grupos.

7. Tras el debate se votan las enmiendas a la totalidad. Como todas piden lo mismo, es decir, que no salgan a delante los Presupuestos, se votan a la vez. Si se aprueban, el proyecto de PGE vuelve al Gobierno, que tiene que comenzar de nuevo todo el proceso de tramitación.

8. Si no hay ninguna enmienda a la totalidad que salga adelante, el proyecto de PGE avanza al siguiente paso: la Comisión de Presupuestos, que designa a los miembros de la Ponencia.

La Ponencia, conformada por diputados de todos los grupos parlamentarios, se reúne a puerta cerrada para estudiar el texto del Gobierno y las enmiendas presentadas.

9. La Ponencia elabora un informe, compuesto por el texto de la ley y las enmiendas aprobadas, que se debate después en la Comisión de Presupuestos en sesión pública.

Tras dos o tres días de debates y votaciones se aprueba un dictamen, conformado por el informe de la Ponencia y las enmiendas incorporadas. Este dictamen se eleva al Pleno del Congreso.

10. En un debate en el Pleno del Congreso, cada ministro defiende su sección de los PGE. La votación del proyecto de PGE se hace sección por sección: si alguna es rechazada, cae todo el proyecto de Presupuestos y el Gobierno tiene que volver a empezar la confección de los mismos.

11. Una vez el Congreso aprueba el proyecto de PGE, este se remite al Senado. En la Comisión del Senado vuelven a comparecer altos cargos: el gobernador del Banco de España, los secretarios de Estado, etc. Es la ministra de Hacienda quien suele defender el proyecto de PGE en nombre del Gobierno el Pleno de la Cámara Alta.

12. En el Pleno del Senado se debaten las propuestas de veto presentadas por los grupos. Si alguna de ellas obtiene el suficiente respaldo y el Senado veta los PGE, el proyecto es remitido una vez más al Congreso.

El Congreso tiene la opción de levantar el veto del Senado al proyecto de Presupuestos si este obtiene la mayoría absoluta de votos favorables (es decir, 176 diputados). La reforma de la Ley de Estabilidad evitará que el veto del Senado sea irrevocable sólo en el caso del techo de gasto de los Presupuestos, no en el del proyecto de PGE.

Si el Senado no veta los PGE, el texto continúa su tramitación. Según el Reglamento de la Cámara, esta se debe finalizar en menos de un mes.

El Senado puede introducir modificaciones al texto del proyecto. Si no las introduce, el proyecto de PGE está listo para su publicación en el BOE.

Si hay cambios en la Cámara Alta, el proyecto vuelve al Congreso, donde las enmiendas del Senado deben ser debatidas y votadas para su ratificación o descarte. En este último trámite, tampoco hay una votación de conjunto.