Actualizado 12/06/2007 16:15 CET

Cuervo encara su nuevo cargo de delegado del Govern en Madrid con la voluntad de contribuir al desarrollo del Estatut

BARCELONA, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

El nuevo delegado de la Generalitat en Madrid, José Cuervo (PSC), expresó hoy su "voluntad de servicio e ilusión" para "contribuir al desarrollo del Estatut" y de las relaciones entre el Ejecutivo catalán y el central en su nueva etapa profesional, así como a "difundir la cultura catalana" entre la sociedad civil madrileña.

Cuervo, que sustituye a Raimon Martínez Fraile después de que éste fuera destituido tras unas declaraciones en las que ponía en duda la salud psicológica del ex presidente catalán Pasqual Maragall, explicó que la semana que viene se incorporará a su nuevo cargo, por lo que todavía no ha "despachado la agenda política más inmediata de trabajo" ni "las prioridades".

De hecho, preguntado por una posible reunión con algún magistrado del Tribunal Constitucional en relación al Estatut, Cuervo admitió que todavía no conoce la dinámica de relación entre la Delegación del Gobierno catalán y el TC.

En este sentido, Cuervo se puso a disposición de la Generalitat para cumplir sus "encargos". "Yo tengo que servir a las prioridades que establezca el Govern", subrayó Cuervo, que remarcó que la Delegación del Govern "tendrá que aportar el impulso y la coordinación que sean necesarias" en todos los asuntos, incluido el desarrollo del Estatut, uno de los temas "que marcan esta legislatura y una de las prioridades del presidente Montilla", reconoció Cuervo.

En declaraciones realizadas en el Ayuntamiento de Barcelona, Cuervo indicó que es un "gran honor" que el Govern haya pensado en él para una "función tan importante" y apuntó que, a pesar de no entrar en sus "perspectivas" de futuro, no se lo pensó dos veces cuando la secretaría de la Conselleria de Presidencia le hizo la oferta, que vino acompañada de una conversación con el presidente de la Generalitat, José Montilla, que se produjo antes del fin de semana pasado.

Hombre de confianza del ex alcalde de Barcelona y ahora ministro de Industria, Joan Clos, Cuervo señaló que intentará aportar "cordialidad, firmeza y respeto en la defensa de las posiciones" de Catalunya y expresó su voluntad de "explicar las razones, las opiniones y la realidad catalana en todos los foros que sea necesario".

Respecto a la posibilidad de que las elecciones generales puedan influir al desarrollo de algunos temas pendientes entre el Gobierno y Catalunya, Cuervo manifestó su esperanza de que el calendario electoral "no afecte las negociaciones estructurales" y esperó que "los expedientes en marcha continúen su trámite".

Cuervo se prestó también "a ayudar a coordinar" las relaciones entre el Ayuntamiento de Barcelona y el Gobierno en los temas pendientes que la Generalitat y el consistorio consideren oportunos, y subrayó que sería "muy gratificante" para él, ex primer teniente de Alcalde de Barcelona, poder contribuir a este respeto.