4 de junio de 2020
 
Actualizado 28/11/2007 16:29:10 +00:00 CET

La defensa de Chaves concluye que López Benjumea fue el autor intelectual de la noticia del espionaje

El secretario del Juzgado de Instrucción 1 amplía la denuncia y asegura ahora que las dos cintas fueron robadas

SEVILLA, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

La representación jurídica del presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, ejercida por el letrado Alfonso Martínez del Hoyo, concluyó hoy que el ex presidente de la Caja San Fernando, Juan Manuel López Benjumea, fue el "gran muñidor" de los hechos y, por tanto, el autor intelectual de la noticia publicada por el diario 'El Mundo' el 29 de noviembre de 2001 en la que el periodista acusaba a Chaves de ordenar espiar a López Benjumea.

En su informe final, el abogado manifestó que el ex presidente de la caja de ahorros "urdió la trama para acusar a personas con las que estaba enfrentado" por lo que, según añadió, López Benjumea "también es el responsable de la edición del vídeo", cuyas copias han sido robadas del Juzgado de Instrucción número 1 de Sevilla, donde se encontraban custodiadas como pruebas en el presente caso.

Asimismo, tras elevar a definitivas sus conclusiones, el abogado del PSOE dijo que los periodistas inculpados en esta causa, Francisco Rosell y Javier Caraballo, "no contrastaron debidamente la noticia porque de las cinco personas perjudicadas en la información sólo llamaron al secretario de organización del PSOE-A, Luis Pizarro". "No se pusieron en contacto con nadie, pero la noticia les quemaba en las manos y había que publicarla", aseguró.

"El Tribunal Constitucional dice que la información que la Constitución protege es aquella que recoge datos veraces que no tienen que responder al relato exacto, pero sí tiene que existir una actitud positiva de búsqueda de la verdad por parte de los periodistas", subrayó Martínez del Hoyo, quien dijo que "'El Mundo' no se quedó en los hechos sino que entró a valorarlos y a editorializarlos", por lo que, a su juicio, "los periodistas actuaron con temerario desprecio a la verdad".

En cuanto al cuarto de los acusados, el detective contratado por López Benjumea, Joaquín Corpas, el letrado explicó que "fue un peón más en una partida organizada por otros, pero tuvo conocimiento previo de lo que iba a suceder y no hizo nada por impedirlo".

El jurista, que alegó que "aquí se está juzgando si existe un delito de injurias y no se está sometiendo a juicio alguno la libertad de expresión", manifestó además que "no cabe la menor duda" de que los supuestos seguimientos "no existieron en realidad".

Por otro lado, Alfonso Martínez del Hoyo criticó "con respeto" la ausencia del Ministerio Público en el juicio --la Fiscalía no participa en la vista oral al considerar que se trata de un asunto plenamente privado-- porque "las injurias se vertieron contra la persona de Manuel Chaves pero también contra su esfera pública como presidente de la Junta".

PETICIÓN DE SUSPENSIÓN DE LA VISTA ORAL.

La penúltima sesión del juicio comenzó en la mañana de hoy con una nueva noticia acerca del paradero de las desaparecidas cintas de vídeo en las que el espía Antonio Castellano supuestamente asegura que "entre Pino, Pizarro y Chaves" le mandaron a seguir a Benjumea y Beneroso. En este sentido, el tribunal informó de que el secretario del Juzgado de Instrucción número 1 de Sevilla amplió ayer la denuncia interpuesta en 2005 en la que se ponía de manifiesto que una de las dos cintas fue robada, concluyendo que el otro vídeo también fue sustraído.

Ante tales circunstancias los tres letrados que ejercen las acusaciones particulares coincidieron en señalar que ha desaparecido una prueba "esencial" y reclamaron la escucha de un casete no aportado como prueba, pero cuyo contenido había sido extraído de las cintas de video para su peritaje. Asimismo, dos de los abogados pidieron formalmente la suspensión de la vista oral durante 30 días con objeto de agotar todas las actuaciones posibles para encontrar las cintas.

Por su parte, los letrados de las defensas se opusieron frontalmente a la suspensión ya que "las cintas han sido vistas por quien ha querido, su contenido está en un 97 por ciento transcrito y, a pesar de ser una prueba importante, hay elementos suficientes para continuar con el juicio".

De esta manera, el magistrado autorizó a escuchar el casete en el que se escuchó entre cortes y por boca de una persona no acreditada que "entre Chaves, Pino y Pizarro me han mandado seguir a Benjumea y Beneroso" y que "nos pegamos un montón de tiempo siguiendo a Benjumea para nada", entre otras cuestiones.

Previamente, los dos últimos testigos que desfilaron por el estrado fueron el otrora jefe de seguridad de la Caja San Fernando, M.B., quien reconoció que se montó un servicio de escoltas a López Benjumea porque éste apareció en una lista de la banda terrorista ETA. Asimismo, el subdirector general de recursos de la entidad bancaria, M.P., dijo que el ex presidente de la Caja San fernando "se sentía vigilado" y "no puso ninguna denuncia porque con meras sospechas no podía hacerlo".

El juicio quedará visto para sentencia mañana una vez que los tres letrados de las defensas de los periodistas del 'El Mundo', López Benjumea y Joaquín Corpas, y los dos abogados restantes de las acusaciones particulares ofrezcan sus informes finales.