Actualizado 16/02/2021 15:14 CET

La detención de 'El Piojo', fugado de Valdemoro, dejó cinco policías heridos al embestir contra dos coches

Un cartel indica la dirección a la entrada de la Cárcel de Valdemoro/Centro Penitenciario Madrid III, junto al exterior de la prisión, en Valdemoro (Madrid) a 6 de marzo de 2020.
Un cartel indica la dirección a la entrada de la Cárcel de Valdemoro/Centro Penitenciario Madrid III, junto al exterior de la prisión, en Valdemoro (Madrid) a 6 de marzo de 2020. - Jesús Hellín - Europa Press - Archivo

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

La detención anoche en Madrid de Jonathan Moñiz, alias 'El Piojo', conocido alunicero y butronero que se fugó el 5 de diciembre junto a su hermano de la prisión de Valdemoro, dejó a cinco agentes de la Policía Nacional heridos tras una persecución en coche en la que embistió a dos vehículos camuflados de este cuerpo policial.

Tras el impacto huyó por la ventana del coche que conducía, tratando de escapar a pie, según ha explicado la Policía Nacional, que ha difundido en redes sociales imágenes tanto de su detención y traslado a dependencias de la Jefatura Superior en Madrid como del estado en el que quedaron los vehículos.

El arresto acabó con más de dos meses de búsqueda de Jonathan Moñiz, fugado de la cárcel de Valdemoro el pasado 5 de diciembre y que atesora decenas de detenciones ligadas a atracos y robos. Los agentes siguen buscando a su hermano Miguel Ángel, que también logró escaparse de la prisión madrileña.

La detención de 'El Piojo' se produjo este lunes a las 21.00 horas en la calle Villacarriedo, en Colonia Jardín, al oeste de la capital. Los agentes heridos presentan policontusiones, esguince cervical y alguno ha necesitado puntos de sutura. Según adelantaron anoche fuentes policiales, participaron agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial junto al Grupo de Policía Judicial de Villaverde.

FUGA TRAS SERRAR UNOS BARROTES

'El Piojo' y su hermano se fugaron el pasado 5 de diciembrede la prisión de Valdemoro, donde cumplían condena. Para su huida --en la que participó sin éxito un tercer interno, que sí fue detenido--, accedieron ese día al almacén de la planta baja del centro penitenciario, donde se guardan las pertenencias de los presos, al parecer haciendo uso de una llave que habían fabricado.

Según la investigación abierta, aprovecharon su condición de ordenanzas del módulo --lo que le deba cierta libertad de movimientos en el recinto-- para acceder al cuarto y serrar los barrotes de la ventana a través de la cual salieron al exterior, concretamente a un tejadillo y a las vallas perimetrales, en una zona custodiada por la Guardia Civil.

Los indicios recabados en la investigación apuntan desde el principio a que los hermanos Moñiz pudieron recibir ayuda desde el interior de la cárcel, en un plan de fuga que habría contado con la connivencia de los funcionarios encargados de la seguridad. Además del material usado para la evasión, uno de los elementos analizados es la falta de actuación de los trabajadores públicos a pesar de que las alarmas funcionarion correctamente.

El juzgado de instrucción número 7 de Valdemoro abrió diligencias de investigación, al igual que Instituciones Penitenciarias, que ordenó, además, reforzar los cacheos antes de las pasadas Navidades, así como extremar el control sobre las llaves, los accesos a dependencias comunes o revisar los sistemas de grabación y de alarmas, todos ellos elementos clave en la fuga de Valdemoro. La Guardia Civil también abrió por su parte una información reservada.

MÚLTIPLES CONDENAS

Ambos hermanos se encontraban en la prisión de Valdemoro cumpliendo condena por múltiples robos con fuerza, pertenencia a grupo criminal y asociación ilícita, entre otros delitos.

Según confirman fuentes penitenciarias consultadas por Europa Press, Jonathan Moñiz liquidaba su condena en julio de 2024 y su hermano hacía lo propio en agosto de 2022, aunque tenían pendientes una nueva causa por un robo con violencia, motivo por el que hasta su fuga constaban como preventivos, sin ser clasificados en ningún régimen penitenciario.

El quebrantamiento de la condena por la fuga de la prisión de Valdemoro puede conllevar para 'El Piojo' una pena añadida de seis meses a un año de prisión. Además, una vez regrese a prisión, se abrirá un expediente disciplinario por el incumplimiento de las normas de Valdemoro, lo que repercutiría previsiblemente en un endurecimiento de su régimen de vida.

Para leer más