Una diputada de ERC acusa al Rey de fomentar el traslado de empresas: "Terrorismo de Estado"

Pleno del Parlament
EUROPA PRESS
Publicado 10/10/2018 11:54:13CET

El Govern quiere que organismos comunitarios investiguen si se alentó la fuga de capitales

BARCELONA, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

La diputada de ERC en el Parlament Raquel Sans ha acusado al Rey de fomentar en otoño de 2017 el traslado de sede social de empresas de Cataluña a otros puntos de España y ha considerado que podría definirse como "terrorismo de Estado".

En la sesión de control al Govern en el Parlament, ha acusado al monarca de presionar a Seat para que trasladara su planta de Martorell (Barcelona) y ha recordado que es "la empresa con más trabajadores" de Catalunya.

El debate surge después de que el diari 'Ara' publicara el sábado que el Estado alentó la fuga de capitales de Cataluña en otoño de 2017, haciendo que administraciones y empresas públicas retiraran depósitos de bancos catalanes.

También ante el pleno del Parlament, el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, ha calificado de "guerra sucia" --como ya dijo el sábado-- este movimiento de capitales, y ha asegurado que la Generalitat lo investigará por todos los medios que pueda.

Ha añadido que el Govern tiene la voluntad de aclararlo y aspira a que los responsables de aquella fuga den explicaciones ante la ciudadanía, ante la justicia y ante los "organismos de supervisión comunitarios".

Aragonès ha defendido que el proceso independentista no ha afectado a la economía catalana y ha citado tres datos: el nivel de crecimiento de la economía catalana al 3,1% del PIB; el nivel de paro más bajo desde 2008, y el crecimiento de las exportaciones.

También la consellera de Empresa, Àngels Chacón, ha acusado al Gobierno central de aquel momento de haber "favorecido" el traslado de empresas, y ha defendido que la Generalitat actuó siempre con rigor.

La diputada de JxCat Teresa Pallarès ha criticado el discurso del Rey el 3 de octubre de 2017 contra el proceso soberanista, y ha afirmado que aquel día el monarca "perdió el respeto de muchos catalanes".

Contador