El diputado de Los Verdes adscrito al PSOE acusa a la Familia Real despreciar la sanidad pública y publicitar la privada

Actualizado 04/05/2007 22:00:31 CET

MADRID, 4 May. (EUROPA PRESS) -

El diputado de Los Verdes adscrito al Grupo Socialista en el Congreso, Francisco Garrido, ha acusado a la Familia Real de "despreciar la sanidad pública española" y publicitar "sin pudor alguno" la sanidad privada al "confiar su salud" a centros como la Clínica Ruber, la elegida por los Príncipes de Asturias para el nacimiento de sus dos hijas.

Así lo asegura Garrido en una pregunta escrita al Gobierno, a la que tuvo acceso Europa Press, y que ha registrado en el Congreso coincidiendo con la salida del hospital de la infanta Sofía, segunda hija de Don Felipe y Doña Letizia.

Garrido denuncia que, como ha ocurrido tras otros nacimientos en el seno de la Familia Real, la llegada de la infanta Sofía ha provocado la "continua aparición en los medios de comunicación de una clínica privada madrileña".

"El hecho cierto es que la Familia Real, cuyos actos privados tienen una innegable dimensión pública y son costeados y cubiertos por el Estado, se dedica, sin pudor alguno, sistemáticamente, a publicitar entidades de la sanidad privada, despreciando así a la sanidad pública española, uno de los sistema sanitarios que tiene una de la tasa más bajas de mortalidad en partos y una de las esperanza de vida mejores del mundo (es el cuarto después de Islandia, Suecia y Noruega)", se queja Garrido.

A su juicio, esta actitud de la Familia Real "es de dudosa eticidad" y supone "un daño moral y público para uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo, como es el español".

LEY PARA CONTROLAR A LA MONARQUIA.

En este sentido, demanda la aprobación de una ley orgánica que regule y controle el funcionamiento de la Monarquía, de la Familia y de la Casa de Rey, "cuestiones en las que hoy no existe norma alguna y donde la arbitrariedad campa libremente".

"Igualmente --añade--, sería necesario que para abordar aspectos relativos a La Corona, se eliminase la impunidad legal que se le otorga. Si se acata la ley y la Constitución, la Monarquía debe estar sometida al principio de legalidad y al control parlamentario y judicial, cuestiones estas que hoy no están garantizadas.

Por todo ello, Garrido emplaza al Ejecutivo a explicar si existe "algún contrato o convenio" entre la Clínica Ruber y la Casa del Rey y a pronunciarse sobre la decisión de los miembros de la Familia Real de acudir a la sanidad privada.