Actualizado 22/03/2012 19:03 CET

Una discapacitada intelectual ratifica su declaración contra un hombre que abusó de ella en Ciudad Real

CIUDAD REAL, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

Una joven de 32 años con una ligera discapacidad intelectual ha ratificado su denuncia contra un hombre de 52 años de edad e identificado como C.R.S. al que la Fiscalía imputa un presunto delito de agresión sexual con las agravantes de violencia y abuso de la superioridad y para que el que solicita una pena de seis años de prisión.

Así ha quedado de manifiesto este jueves en el juicio que sigue la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Ciudad Real, en el que la defensa pide la libre absolución porque cree que no hubo delito y, en caso de que el tribunal encuentre indicios, por dilaciones indebidas.

La joven, que ha testificado a puerta cerrada y con un biombo que la separaba de su presunto agresor, ha narrado los mismos hechos que ya denunció en 2010. Explicó que el 21 de marzo de 2010 fue a casa de C.R.S. porque era con quien viajaba desde Puertollano, donde reside en una vivienda tutelada, hasta su pueblo, Puebla del Príncipe, momento en el que, según su relato, el acusado aprovechó que estaban a solas para abusar sexualmente de ella, llegando a llevarla a una habitación hasta que satisfizo su "libidinoso ánimo".

Sin embargo, en su declaración, el acusado ha negado estos hechos, ha afirmado que apenas conocía a la joven, aunque se juntaba con su hija "y a veces se metían en mi habitación para jugar con el ordenador". Asimismo, ha asegurado no entender "a qué se puede deber esta denuncia porque yo ni le he hecho nada ni he tenido relaciones con ella".

Tras los hechos, la joven regresó a la vivienda tutelada de Puertollano y no fue hasta días después, cuando pasó por casa de la expareja del acusado junto a su educadora y otros compañeros, cuando narró los hechos, concretamente el 10 de abril.

Así lo ha testificado la directora de la vivienda tutelada, quien ha explicado que llevaron a la joven al médico aunque no se apreciaron lesiones físicas porque habían pasado más de 20 días y le explicaron lo que suponía denunciar "para que ella hiciera lo que quisiera".

Una vez que la mujer denunció, los médicos forenses que se entrevistaron con ella, y que han testificado en la sesión de este jueves --tres en persona y uno por videoconferencia--, han coincidido en señalar que el testimonio de la víctima es creíble porque persiste en la incriminación y aporta detalles que, debido a su ligera discapacidad, no podría inventar en las cinco ocasiones en las que ha testificado.