24 de febrero de 2020
 

Dos militares mueren y otros dos resultan heridos graves al estrellarse un helicóptero en Sesma

Actualizado 29/01/2007 22:28:59 CET

PAMPLONA, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

Dos militares han muerto y otros dos han resultado heridos muy graves, con importantes quemaduras, en un accidente de helicóptero ocurrido entre las localidades de Sesma y Los Arcos (Navarra), sobre la una de la tarde.

Todavía se desconocen las causas del siniestro de este 'Cougar' de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET). Procedente de la base del Ejército de Tierra en Agoncillo (La Rioja), realizaba maniobras de entrenamiento junto con otro helicóptero de la Guardia Civil de Logroño. Fueron los ocupantes de este aparato que les precedía los que dieron aviso de lo ocurrido, según informó la Delegación del Gobierno.

El accidente se produjo cerca de la N-129 (Los Arcos-Sesma), en las cercanías de la ermita de la Almuza. El helicóptero del Ejército se vio envuelto en llamas y los cuerpos de los dos fallecidos resultaron calcinados. Según información facilitada por ANE, la explosión ocurrió tras el impacto en tierra.

Uno de los muertos es el sargento primero y mecánico especialista Ángel Manuel Extravix Córdoba, de 34 años de edad, nacido en Holanda, casado y con dos hijos. La otra persona muerta es el cabo tirador Andrés Abendaño Gómez, natural de Bogotá (Colombia). Tenía 23 años y estaba soltero. Sus cadáveres fueron trasladados al Instituto de Medicina Legal de Pamplona, en donde se le realizarán las autopsias.

HERIDOS

En el accidente, cuyas causas aún se desconocen, resultaron también heridos de gravedad el piloto y sargento primero Domingo Hernando Torres y el sargento Pedro Chamorro de Lema. Los dos heridos fueron estabilizados por las asistencias sanitarias y no se teme por su vida salvo que hubiera "alguna complicación severa", según informaron esta mañana fuentes de la Delegación del Gobierno y del Ejecutivo foral.

Torres, de 37 años, soltero y natural de Valladolid, sufrió una rotura de fémur, politraumatismo, así como quemaduras. En un primer momento fue atendido en el hospital García Orcoyen de Estella, pero posteriormente fue trasladado a la Unidad de Quemados del Hospital Miguel Servet de Zaragoza. Presenta quemaduras en el 60-70% de su superficie corporal. Además, sufre una herida inciso contusa supraciliar derecha y otra herida inciso contusa frontal derecha, así como probables fracturas de muñeca y tobillo. Su estado es grave, aunque los servicios sanitarios han conseguido estabilizarlo.

Chamorro fue trasladado al Hospital San Millán de Logroño por un helicóptero militar, aunque se anunció su derivación a un hospital de Madrid por los cuidados especiales que requiere, ya que sufría quemaduras de segundo y tercer grado.

Agentes de la Policía Foral de Estella y bomberos de los parques de Lodosa y Estella se desplazaron al lugar del accidente, movilizados por la Agencia Navarra de Emergencias (ANE), que también coordinó la actuación de dos helicópteros (uno de ellos con personal médico) así como de tres ambulancias medicalizadas. La Guardia Civil se encarga de las diligencias. Una comisión interministerial será la encargada de analizar y determinar las causas.

MINISTRO

Debido a este accidente, el ministro de Defensa, José Alonso, adelantó el regreso de su viaje a Afganistán. El helicóptero hoy accidentado es un 'Cougar', el mismo modelo en el que murieron 17 militares españoles el 16 de agosto de 2005 en ese mismo país asiático.

Junto con el jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra (JEME), general Carlos Villar Turrau, visitarán mañana martes a los familiares de los fallecidos y a los heridos. Los funerales se oficiarán en Agoncillo, aunque la hora y fecha todavía no se ha determinado.

El general jefe de la Fuerza Terrestre, teniente general Pedro Pitarch, y el secretario de Estado de Defensa, Francisco Pardo, se desplazaron esta tarde al lugar del accidente para conocer in situ las circunstancias del mismo.

Por otro lado, tanto el gobierno regional navarro como el riojano manifestaron su pesadumbre por el incidente y el deseo de que los heridos se recuperen "satisfactoriamente".