Actualizado 08/10/2007 21:13 CET

Economía/Empresas.- El Tribunal de Cuentas concluye que el préstamo a Ercros "equivalía a concederle una subvención"

MADRID, 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal de Cuentas asegura que el préstamo concedido por el Instituto de Crédito Oficial (ICO) al Grupo Ercros en 1994, con un importe de 8.500 millones de pesetas, destinados a suscribir una ampliación de capital en Fesa para hacer frente a sus obligaciones derivadas del convenio de acreedores, "equivalía a concederle una subvención", al estar destinado a una empresa que carecía prácticamente de capacidad de endeudamiento.

Esta es una de las conclusiones recogidas en el informe aprobado por el organismo fiscalizador y que fue elaborado a instancias de la Comisión Mixta Congreso-Senado para las relaciones con el Tribunal, para determinar si el crédito fue una 'ayuda de salvamento' recogida en la legislación europea y nacional, así como el análisis de los resultados de cuentas del Grupo Ercros y sus filiales.

El PSOE ha cuestionado repetidamente el procedimiento seguido por el Gobierno del PP en los créditos concedidos a Ercros, sociedad de la que fue directivo el actual presidente del PP en Cataluña, Josep Piqué. Los préstamos del ICO se concedieron en 1994, si bien el rescate de la mayor parte de los mismos, por un importe de 1.100 millones de pesetas, se aprobó por la Comisión Delegada de Asuntos Económicos en 1998 que, según denunciaron en su momento los socialistas, contó con la participación de Piqué, entonces ministro de Industria en el Ejecutivo del PP.

Es este sentido, el texto al que tuvo acceso Europa Press explica que la concesión del préstamo se encuadra dentro de las medidas de carácter financiero establecidas por el real decreto de 2006 de medidas de reconversión de los fabricantes de fertilizantes, y "fue determinante para la reestructuración de un sector estratégico considerado de interés público".

PRÁCTICAMENTE INCOBRABLE.

El Tribunal señala también que el posterior rescate del crédito, por 1.100 millones de pesetas, no puede considerarse una pérdida para el sector público, "ni mucho menos una condonación", ya que la ayuda se produjo desde el mismo momento en que se concedió un crédito "cuyas condiciones lo hacían prácticamente incobrable".

La operación estaba instrumentada como un crédito participativo sin interés a amortizar anualmente con el 15% de los resultados de Ercros, siempre y cuando estos fueran positivos, circunstancia que nunca se produjo, máxime cuando las filiales de Ercros que sí tuvieron resultados positivos, nunca repartieron dividendos durante los ejercicios analizados por el Tribunal.

Asimismo, el organismo fiscalizador recuerda que la cantidad fijada para este rescate "fue fruto de una negociación que duró más de un año y en el que se utilizaron dos informes que valoraban el crédito en cantidades inferiores a la finalmente establecida".

PRECIO "RAZONABLE" POR FESA.

Para el tribunal de Cuentas se cumplen las dos principales condiciones del crédito, esto es, tanto que Ercros destinara la cantidad íntegra a la ampliación de capital de Fesa, como que esta última certificara que los fondos obtenidos coincidían con las necesidades de pago ante sus acreedores.

Respecto a la última de las peticiones del Parlamento, la valoración del importe total de la venta de acciones del capital de Fesa por parte de Ercros a Inmobiliaria Espacio, "con especial atención" al valor venta del 20% del capital de Fesa, vendido en enero de 1997 y de su opción de compra, el Tribunal de Cuentas concluye que el conjunto de la operación se realizó a un precio "razonable y habitual", teniendo en cuenta las circunstancias en las que se encontraba Fesa.