Ernest Maragall reúne a los delegados en el extranjero para diseñar el plan de acción

Publicado 07/09/2018 7:17:52CET

Prevé resolver en septiembre el concurso para escoger a los delegados de EEUU y Francia

BARCELONA, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Acción Exterior, Relaciones Institucionales y Transparencia de la Generalitat, Ernest Maragall, reunirá en la sede del departamento este viernes a los cuatro delegados en el extranjero para "repasar los objetivos y la definición de estrategias respectivas y comunes".

En una entrevista de Europa Press, el conseller ha adelantado que a la reunión asistirán los delegados del Reino Unido e Irlanda, Sergi Marcén; de Suiza, Manuel Manonelles; de Alemania, Marie Katinka y el de Italia, Luca Bellizzi.

Quien no podrá acudir a la reunión es la exconsellera Meritxell Serret, nombrada delegada en Bruselas, y sobre la que pesa una orden de detención en España, aunque participará del encuentro por videoconferencia: "Que se pueda mover por toda Europa pero no pueda venir a su casa es un absurdo, pero también una muestra de la injusticia persistente".

El conseller se muestra confiado en poder concretar en breve la segunda fase de reapertura de delegaciones con la concreción de lugares y modalidades de presencia, ya que, según el país y los intereses de Cataluña, en algunos lugares habrá sede física pero en otros no.

Sí tiene fijado en su agenda la reapertura de la sede de Berlín el 20 de septiembre, a la que acudirá junto con la delegada, que fue destituida en aplicación del artículo 155 de la Constitución y que ha sido restituida.

"Estamos hablando de ampliar el abanico de posibilidades y de modalidades de representación. En algunas pensamos en estructuras más fijas --en delegaciones--, y en otras en cambio estaremos pensando en figuras más flexibles asociadas a objetivos territoriales o específicos del momento para uno u otro territorio", ha explicado.

Para las delegaciones de EEUU y de Francia se abrió un concurso publico cuyo plazo para presentar candidatura finaliza el 15 de septiembre, y Maragall quiere ser "prudente y ágil" en ambos nombramientos, que vaticina que se producirán en este mes de septiembre.

La voluntad de la Conselleria es crear un precedente y definir unos criterios para designar a los delegados: "No digo que no pueda haber excepciones. Puede haber alguna situación o destino que recomiende mantener un criterio más de confianza política. Pero cuando hacemos esto es porque estamos decididos a que este sea el criterio general".

Con esta medida, la Conselleria quiere dirigirse al talento catalán en Catalunya y el resto del mundo "para ponerlo al servicio del interés general y de las instituciones del país".

Así buscan a gente que tenga experiencia, conocimientos, formación, que no tenga por qué estar asociada a ningún partido o asociación, pero tenga los méritos necesarios para realizar la función, para hacer evidente que "Cataluña cuenta con capacidad diplomática profesional".

RELACIÓN CON BORRELL

Con el despliegue de delegaciones por el mundo, Maragall no busca "repetir ni reabrir el mismo conflicto" que en la pasada legislatura entre el Gobierno dirigido por Mariano Rajoy y la Generalitat liderada por Carles Puigdemont, por la acción de estas instituciones.

Ha explicado que en las próximas aperturas, remitirán al Ministerio de Exteriores los informes preceptivos y se muestra convencido de que no hay ningún "problema de fondo, en el concepto, las competencias y la definición de las delegaciones, en términos institucionales".

"Si además podemos pacificar el pequeño conflicto anterior en los ámbitos de diálogo que teóricamente estamos abriendo, con el propio ministerio, como en las comisiones y subcomisiones de la relación bilateral... La comisión de acción exterior me parece un sitio adecuado para plantear algunas de estas cuestiones", ha explicado.

SIN PERMISO PERO SIGUIENDO LOS PROCEDIMIENTOS

Sobre ese conflicto ha dicho que su departamento actuará como si lo hubiesen dado "por acabado" aunque no lo den como tal, porque considera que hay indicios preocupantes de continuar con la misma actitud desde el Estado.

"Lo iremos viendo. Como no pediremos permiso para estar presente en el mundo, porque no lo tenemos que pedir, lo haremos bien. Abriremos las delegaciones, seguiremos los procedimientos, pero actuaremos y buscaremos relacionarnos con todo el mundo, con las instituciones de los países respectivos. Lo haremos en los marcos adecuados y en defensa de los intereses de nuestro país, para participar en los grandes debates europeos", ha concluido.