Eslovenia dice que su caso es "completamente diferente" al catalán, que debe resolverse conforme a la Constitución

Publicado 19/10/2017 17:46:43CET

BRUSELAS, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro esloveno, Miro Cerar, ha dejado claro este jueves que la independencia de Eslovenia fue un caso "completamente diferente" a la situación en Cataluña, donde la reivindicación independentista "debe resolverse en línea con el orden constitucional de España y, lo más importante, se tiene que hacer pacíficamente, sin violencia, democráticamente y con diálogo".

"Valoramos mucho el derecho a la autodeterminación, que es un derecho internacionalmente reconocido, lo que está bien. Pero es verdad que uno tiene que tener cuidado porque hay grandes diferencias entre Eslovenia y Cataluña", ha avisado a su llegada a la cumbre europea, al ser preguntado por el desafío soberanista catalán.

"YUGOSLAVIA NO ERA UN ESTADO DEMOCRÁTICO"

Cerar ha recordado que "cuando Eslovenia decidió ser independiente, lo hizo porque el anterior país común, Yugoslavia, empezaba a descomponerse y Yugoslavia no era un Estado democrático" y "el objetivo de independencia de Eslovenia era convertirse en un Estado democrático, proteger los derechos humanos, que no estaban protegidos antes, y establecer el Estado de Derecho y convertirse en el futuro en un miembro de la UE".

"La situación ahora en Cataluña es, desde todos estos aspectos, completamente diferente", ha subrayado el jefe del Ejecutivo esloveno, que ha insistido en que "España, incluida Cataluña, es un Estado democrático".

"Y cuando hay una cuestión sobre la autodeterminación debe resolverse en línea con el orden constitucional de España y, lo más importante, se tiene que hacer pacíficamente, sin violencia, democráticamente y con diálogo", ha concluido.

El primer ministro esloveno ha señalado que "si se habla de Cataluña" en la Cumbre él explicará "la posición de Eslovenia". "Es comprensible que, debido a nuestra historia, ya que nos independizamos hace 26 años, veamos esta cuestión de una manera muy emocional", ha admitido.

El Gobierno de Liubliana ya tuvo ocasión de exponer su posición al español el pasado lunes, durante un encuentro de los dos ministros de Exteriores en el marco de un Consejo de Asuntos Generales en Luxemburgo.