Actualizado 11/03/2009 20:28 CET

Estatuto C-LM.- PSOE da por "bloqueada" la reforma por culpa del PP y éste le acusa de empeñarse en un "brindis al sol"

Los socialistas renuncian a sacar adelante el Estatuto sólo con las minorías: "O con el PP, o no lo hacemos"

MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

La ponencia de la Comisión Constitucional del Congreso encargada de la reforma del Estatuto de Castilla-La Mancha quedó formalmente constituida esta tarde pero, a la vista de las posiciones de los dos grandes partidos, parece que no avanzará demasiado: el PSOE dio hoy por "bloqueada" la reforma por culpa del PP, que a su vez acusó a los socialistas de empeñarse en convertir el Estatuto en un "brindis al sol" y un "titular electoral".

Los dos partidos volverán a verse el día 1 de abril, fecha de la próxima reunión de la ponencia, pero no habrá contactos antes, como se había especulado. El PSOE y el PP, que aseguraban haber consensuado más del 90 por ciento de la reforma, han decidido que no van a continuar unas negociaciones que no han servido para poner de acuerdo a las dos partes en el punto más polémico: la caducidad del trasvase Tajo-Segura.

El PSOE quiere incluir en el preámbulo del Estatuto el deseo expresado por Castilla-La Mancha de ponerle fin en el 2015 y el PP considera absurda cualquier mención si, como reconoce el PSOE, no debe tener rango normativo.

REUNIÓN PARA LEVANTAR ACTA

El secretario general del Grupo Socialista y principal negociador del PSOE en materia de estatutos, Ramón Jáuregui, sentenció que ese encuentro del 1 de abril sólo servirá para "levantar acta de este bloqueo" y que el Estatuto correrá así el riesgo de "dormir el sueño de los justos" en el Congreso. Su homólogo del PP, Arturo García Tizón, aseguró que su partido confía aún en un acuerdo porque el problema principal de Castilla-La Mancha no es el trasvase y necesita una reforma estatutaria en cuyo 98 por ciento están de acuerdo con los socialistas.

La referencia en el preámbulo, sin embargo, es un "brindis al sol" inaceptable para el PP, que se mostró sin embargo "flexible" para negociar otros capítulos como la reserva hídrica para la Comunidad. Jáuregui aclaró sin embargo que las enmiendas redactadas por el PSOE son el "mínimo" que acepta su partido para conjugar lo aprobado por las Cortes de Castilla-La Mancha y la Constitución.

Si la ponencia no eleva un texto a la Comisión Constitucional y el proyecto por tanto se estanca, decaerá cuando concluya la legislatura. La alternativa es que las Cortes de Castilla-La Mancha lo retiren, pero Jáuregui aseguró hoy no tener información de qué hará la cámara autonómica. Sí dejó claro que el PSOE no buscará otra mayoría en el Congreso que no incluya al PP, puesto que el proyecto original fue apoyado por los dos partidos. "O lo hacemos con el PP, o no lo hacemos", zanjó.

REPROCHES MUTUOS

En los reproches que hoy se hicieron ambos partidos hubo también referencias al papel de la presidenta del PP en Castilla-La Mancha y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y a la posición de la vicepresidenta del Gobierno y cabeza de lista del PSOE en Valencia, María Teresa Fernández de la Vega.

El socialista Alejandro Alonso acusó a la primera de no haber hecho nada por mover la posición del PP hacia el acuerdo con el PSOE. "Si hubiera puesto algo de su parte hubiera traído al PP al consenso", censuró. García Tizón le respondió después que "esta no es la cuestión" porque "si De Cospedal es secretaria general del PP, la vicepresidenta es la número 1 por Valencia", comunidad en la que no ha gustado la reforma de este Estatuto en lo referente al agua.

Por lo demás, la ponencia de la Comisión Constitucional ha quedado constituida por los diputados Ramón Jáuregui, Alejandro Alonso y Jesús Quijano, del PSOE; Arturo García Tizón y Carlos Floriano, del PP; Jordi Xuclá, de CiU; Aitor Esteban, del PNV; Gaspar Llamazares, de IU-ICV (Grupo ERC-IU-ICV); y Ana Oramas, de Coalición Canaria (Grupo Mixto).

En la misma Comisión Constitucional, Xuclá y Llamazares expresaron su deseo de que la reforma avance. El diputado de IU defendió que son "muchos más los puntos" de acuerdo que de desacuerdo y que sería "incomprensible" que la reforma se estancara. "La Cámara debe facilitar este Estatuto y no obstaculizarlo", reclamó.