ETA- El PP dice en un 'argumentario' que sólo acepta un pacto para combatir terroristas o lograr que abandonen las armas

Actualizado 17/01/2007 20:06:01 CET

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El PP ha elaborado un documento interno sobre la estrategia antiterrorista, al que tuvo acceso Europa Press, en el que se subraya que en esta materia sólo existen dos alternativas: o la lucha o la negociación. Dicho esto, se apunta que los demócratas no deberían tener "ningún problema" en suscribir un "gran pacto" cuyos objetivos fueran combatir el terrorismo o conseguir el abandono "de manera efectiva y comprobada".

"Los verdaderos demócratas no pueden tener ningún problema a la hora de suscribir un gran pacto contra el terrorismo que, por su propia esencia, sólo puede referirse a la primera de las alternativas mencionadas", se señala, aludiendo a la vía de la derrota.

Para los 'populares', un pacto que escenificara la unidad de los demócratas habría de tener un contenido "muy sencillo" y una fórmula expresada "en estos análogos términos:'Los demócratas abajo firmantes manifiestan su intención de luchar unidos para derrotar a las organizaciones terroristas por los medios que permite el Estado de Derecho, o conseguir que abandonen las armas de manera efectiva y comprobada'".

LAS 'CLAUSULAS' DEL PACTO

Según el principal partido de la oposición, "dada la actual situación" de la lucha antiterrorista en España, los "verdaderos" demócratas no mostrarían tampoco "ningún inconveniente" en suscribir, en pro de la unidad, una serie de "cláusulas" que demanden que el Gobierno proclame, "sin tergiversar las palabras", que se han roto "definitivamente" sus contactos y los de su partido con ETA.

"Que el Gobierno se comprometerá a que ETA ni quien represente a ETA obtendrá concesiones políticas; que el Gobierno solicitará del Parlamento que se revoque la resolución por la que se le autorizó, por mayoría, a negociar con ETA --continúa--. Que Batasuna y su entorno volverá a ser considerada, tal y como declararon en Tribunal Supremo y el Constitucional, asociaciones ilegales, que como tales no pueden presentarse a ninguna elección democrática; que el Gobierno postulará ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo que Batasuna es una formación ilegal; que el Gobierno se compromete a que el Fiscal pida la apertura del juicio oral contra Egunkaria".

DOS VÍAS CONTRA EL TERRORISMO

No obstante, la mayoría del documento se ocupa de diferenciar entre las dos "vías" existentes para poder hacer frente al terrorismo, la de la "lucha" y la de la "negociación". En la vía de la lucha, se especifica, el fin es "derrotar" a organizaciones terroristas por medios policiales y judiciales "o conseguir que abandonen las armas de manera efectiva y comprobada". "Si así ocurriera, los siguientes objetivos estarían en función de las circunstancias, es decir, ya veríamos", se determina.

"En la segunda alternativa, ya se llame negociación, proceso de paz, diálogo o rendición, que todo es lo mismo, el terrorismo obtiene el cobro de un precio político, porque es impensable una negociación sin obtener nada a cambio --se argumenta--. Cualquier cosa que obtengan los terroristas es precio político, es decir, han obtenido por la violencia terrorista uno o todos los objetivos que se propusieron. Esta alternativa es indigna, porque dinamita los fundamentos de una convivencia democrática".

Finalmente, se plantea la pregunta de si es "posible" la unidad de los demócratas frente al terrorismo y se responde que "indudablemente sí", aunque se matiza que demócrata "no es todo aquel que se lo llama a sí mismo" y que el Estado de Derecho implica sometimiento a la Ley vigente de "todos" los poderes estatales.