El exgerente de TV3 Oriol Carbó guarda silencio ante el juez del caso 3%

Actualizado 10/09/2019 11:53:31 CET


MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

El exgerente de TV3 y administrador de la productora Triacom Oriol Carbó se ha acogido este martes a su derecho a no declarar ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, José de la Mata, y la Fiscalía Anticorrupción en calidad de investigado por su presunta participación en la trama de financiación irregular de la extinta Convergencia Democrática de Cataluña, la causa conocida como 'el 3%'.

El instructor acordó el pasado mes de agosto la imputación de Carbó a instancias de Anticorrupción y tras escuchar al responsable de Hispart, Joan Manuel Parra, declarar como testigo que el partido catalán utilizó un sistema de facturación falsa a través de Triacom, productora de TV3, para financiar actos de la campaña electoral de 2010, la primera de Artur Mas como aspirante a la presidencia.

Carbó había sido citado para aclarar este extremo pero según informan en fuentes jurídicas, ha optado por guardar silencio al respecto dado que según ha apuntado su defensa, no ha tenido tiempo para estudiarse la causa.

Se le imputan presuntos delitos de organización criminal, cohecho, falsedad en documento mercantil y financiación ilegal de partidos políticos por las facturas falsas que habría emitido a fin de poder pagar a Parra los servicios prestados para la campaña de CDC.

En el auto de imputación, De la Mata ordenaba además requerir documentación a TV3 de los contratos suscritos con Triacom en las fechas objeto de investigación, a partir de 2010. Según las mismas fuentes jurídicas la documentación ya obra en el Juzgado y está pendiente de estudio. Se trata de algo más de una docena de contrataciones sospechosas de haber servido de pantalla para la financiación de Convergencia.

PARRA Y LAS ÓRDENES DE GORDÓ

Parra, que será enjuiciado este mes en Barcelona por otra pieza de esta misma causa, reconoció haber cobrado 750.000 euros de la productora administrada por Carbó por los servicios prestados a CDC en actos electorales, un dinero que se habría facturado como si correspondiese a trabajos desempeñados para dos programas de Triacom que se emitían en TV3.

Según su testimonio, el hombre que habría orquestado toda la maniobra de ocultación de financiación irregular era el entonces secretario de Gobierno de la Generalitat, Germà Gordó, pues en una reunión a la que Parra acudió con los albaranes de los actos electorales de CDC le habría dicho que girase las facturas como servicios para la mencionada productora de televisión.

Para el juez De La Mata, hay indicios de que Carbó "siguió las instrucciones específicas" de Gordó para abonar a Parra la deuda contraída con CDC "por la organización y producción de la campaña electoral de 2010" utilizando ese sistema de facturas falseadas.

El auto de imputación detallaba que tras las indicaciones de Gordó, el responsable de Hispart se entrevistó con Carbó para que éste, también "debidamente informado e instruido", le indicara cómo debía preparar las facturas que se debían girar a Triacom Audiovisual, así como su periodicidad, pues convinieron que la cantidad estimada se abonaría en un plazo de seis meses.

En este sentido, explica que Gordó y Parra mantenían reuniones o conversaciones "justo antes" de que se emitiese cada factura para concretar el concepto, que estaría siempre relacionado con colaboraciones de Hispart en producciones de Triacom para la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales "obviamente inexistentes".

Contador