La Fiscalía está de acuerdo con no procesar por asesinato a los tres yihadistas de Barcelona y Cambrils y no recurrirá

Publicado 10/10/2018 15:07:13CET

El auto del juez Andreu hace decaer la imputación que pesaba sobre el gerente del locutorio desde el que se compraron billetes de avión

MADRID, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de la Audiencia Nacional no recurrirá el auto del juez de instrucción Fernando Andreu en el que procesa a Driss Oukabir, Mohamed Houli y Said Ben Iazza, detenidos por los atentados de Barcelona y Cambrils de agosto de 2017, ya que está de acuerdo en los delitos que se les imputan, que no incluyen los 16 asesinatos, según han informado a Europa Press fuentes jurídicas.

En su auto, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 4 procesa a Oukabir y Houli por los delitos de integración en organización terrorista, fabricación, tenencia y depósito de explosivos y estragos en grado de tentativa. A Iazza, quien fue detenido meses después en Castellón, le atribuye el delito de colaboración en organización terrorista.

Del relato de los hechos que hace el magistrado se deduce que no ve indicios suficientes para afirmar que los sospechosos tuviesen una participación directa en los atentados. Según las fuentes consultadas, el Ministerio Público está de acuerdo con la valoración de Andreu, por lo que no presentará recurso.

Por otro lado, fuentes jurídicas consultadas por Europa Press han indicado que la imputación de Salh el Karib, el gerente del locutorio desde el que se compraron dos billetes de avión para la célula yihadista, decae con este auto de procesamiento.

El Karib llevaba más de un año con medidas cautelares desde que declaró ante el juez en la Audiencia Nacional tras ser detenido en relación con los atentados. Al decaer su imputación, se le retira la obligación de comparecer semanalmente en el juzgado y la prohibición de salir de España.

Tras los ataques, fue detenida otra persona, Mohamed Aalla, hermano de dos de los fallecidos en Alcanar y Cambrils y a cuyo nombre estaba el coche que utilizaron los terroristas la madrugada del 18 de agosto en la localidad tarraconense. Pocos días después de declarar en la Audiencia Nacional se le retiró la imputación.