Fiscalía rebaja la petición de prisión a un acusado de matar a su novia después de que el jurado diga que fue sin querer

Actualizado 18/06/2008 19:41:08 CET

PONTEVEDRA, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

La fiscal decidió hoy rebajar de 12 a dos años y medio de petición de prisión para un compostelano acusado de matar a su novia, después de que el jurado popular dictaminase en su veredicto que es culpable, pero "no tuvo intención de causarle la muerte".

La fiscal Carmen Novo, que inicialmente solicitaba para Jacobo Losada Sánchez una pena de 12 años de prisión por homicidio, calificó lo sucedido como homicidio imprudente y rebajó la petición de pena a dos años y medio de prisión, si bien puntualizó que "con independencia de que en su momento pueda recurrir la sentencia".

El acusado lleva un año y cuatro meses en prisión preventiva por la muerte de su novia, con lo que en un año saldría en libertad. El jurado popular consideró a Jacobo Losada Sánchez culpable de la muerte de su novia, la boliviana Carmen Karen Vargas, a la que asfixió en el domicilio que compartían en el municipio pontevedrés de O Porriño, tras anunciarle ésta que le abandonaba y daba por zanjada la relación sentimental que mantenían desde hacía un año.

El veredicto de culpabilidad fue adoptado por unanimidad del jurado, si bien por mayoría de siete frente a dos, sus integrantes determinaron que "no tuvo intención de causarle la muerte".

Esto fue justamente lo que había declarado el acusado durante el juicio celebrado en la Audiencia pontevedresa, cuando explicó que durante una discusión su novia "estaba muy exaltada" y no dejaba de gritar e insultarle , por lo que primero le tapó la boca y luego le apretó la garganta "para que se callara".

El jurado también dio por bueno otro aspecto del relato del acusado, cuando aseguró que en aquel momento no era consciente de lo sucedido porque "había consumido drogas", y en el veredicto se tuvieron en cuenta las circunstancias atenuantes de drogadicción y confesión, puesto que fue él mismo quien horas después de matar a su novia avisó a la Guardia Civil y asumió la autoría.