Las fiscalías española y francesa se reúnen por primera vez para reforzar la lucha contra la corrupción

Reunión de las fiscalías española y francesa en materia anticorrupción
FISCALÍA GENERAL DEL ESTADO
Publicado 25/10/2018 18:41:47CET

MADRID, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

La fiscal general del Estado, María José Segarra, ha inaugurado este jueves el primer encuentro del grupo de trabajo hispano-francés en materia anticorrupción, en el que han participado fiscales de ambos países, con el objetivo de fomentar el conocimiento mutuo, intercambiar experiencias y actualizarse sobre las buenas prácticas.

Por parte española, junto a Segarra, han participado el fiscal jefe Anticorrupción, Alejandro Luzón, y la fiscal de Cooperación Internacional, Rosana Morán, entre otros miembros del Ministerio Público.

La delegación francesa ha estado integrada por Patrice Ollivier Maurel, de las jurisdicciones especializadas contra la delincuencia organizada (JIRS) en Marsella, y Arnaud de Laguiche, de Fiscalía francesa de ámbito financiero y anticorrupción, entre otros.

Asimismo, han asistido responsables de instituciones que colaboran en las investigaciones del Ministerio Público, como el Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales (SEPBLAC), la Oficina para Recuperación y Gestión de Activos y el organismo francés contra el blanqueo de capitales (TRACFIN).

Segarra ha destacado que la cooperación entre ambas fiscalías, y en general entre los poderes judiciales de ambos países, es "extraordinaria" en todos los sentidos, "tanto en asistencia legal como en equipos de investigación conjuntos, órdenes europeas de detención y entrega, reuniones de coordinación en Eurojust y, más recientemente, en lo relativo a la transmisión y ejecución de órdenes europeas de investigación".

La cooperación entre España y Francia se ha desarrollado principalmente en grupos de trabajo que se reúnen regularmente gracias al impulso de magistrados de enlace. Así, se crearon dos grupos de trabajo de lucha antiterrorista en 2001 y 2007 y un tercero antidroga en 2009 que han permitido conseguir avances significativos en estos ámbitos.

La delegación francesa considera que la creación de un grupo de trabajo antiterrorista puede ser de gran utilidad, ya que los asuntos económicos y financieros se han convertido en objeto de una cooperación cada vez más intensa entre ambas partes.