El Gobierno explica que no se puede sancionar a la Fundación Francisco Franco por que no presente sus cuentas

La Fundación Francisco Franco
Eduardo Parra - Europa Press
Publicado 13/12/2018 17:34:14CET

MADRID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno ha explicado al Senado que no se puede sancionar a la Fundación Francisco Franco ni cabe su disolución por que no cumpla con la obligación legal de presentar sus cuentas anuales, ya que las normas que regulan la actividad de las fundaciones no prevén "consecuencia legal expresa" por no hacerlo.

Así se explica el Gobierno en respuesta al senador de Compromís Carles Mulet, quien preguntó por escrito el pasado mes de octubre qué medidas pensaba tomar el Ejecutivo ante el hecho de que esa fundación no haya depositado en el correspondiente registro público sus cuentas de 2002, 2003, 2008, 2009 y 2010.

En la respuesta, que lleva fecha de este miércoles 12 de diciembre, el Gobierno señala que de los ejercicios citados por el senador, le consta que no se presentaron las cuentas correspondientes al año 2002 en el Registro de Fundaciones.

A continuación, repasa los apartados tanto de la Ley de Fundaciones como del Reglamento que regula el citado Registro que obligan a estas entidades a presentar sus cuentas anuales. "Dicho lo cual, ni en la ley ni el reglamento se prevé consecuencia legal expresa ante la ausencia de presentación", expone el Gobierno. Se añade en la respuesta que se "excluye de plano la posibilidad de extinción de la Fundación".

LAS ÚLTIMAS CUENTAS, DE 2015

La Fundación Francisco Franco declaró en 2015 unos ingresos de 172.977 euros, de los que 97.605 procedieron de las cuotas de sus asociados y afiliados y otros 75.372 euros de subvenciones, donaciones y legados imputados al excedente de ejercicios anteriores. Tenía dos empleados y como actividades, la publicación de un boletín, la divulgación y el mantenimiento del archivo.

Así figura en las cuentas públicas de la Fundación que también obtuvo el senador de Compromís a través de otras preguntas al Gobierno presentadas en el Senado. Son los datos de las últimas cuentas depositadas en el citado Registro por al Fundación Francisco Franco.

En ese año, la Fundación declaró 1.283 euros de pérdidas, que se añadieron a los de ejercicios anteriores hasta alcanzar los 84.033 euros acumulados en números rojos. Sus ingresos sumaron 172.977 euros, algo por encima de los 167.607 que declaró en 2014. Las cuotas de los socios fueron algo mayores, unos 17.000 euros más, y también las subvenciones y donaciones recibidas, de 67.205 euros a 75.372.

En el capítulo de gastos sólo declaró 42.459 euros en personal (dos empleados) y 137.285 en "otros gastos" sin especificar. La Fundación declaró además 132 euros en activos financieros, pero ni inversiones inmobiliarias, ni créditos ni débitos.