Jordi Pujol y Miquel Roca lamentan que Cataluña rechazara el concierto en la Transición

Actualizado 18/04/2012 0:04:43 CET
El Expresidente De La Generalitat Jordi Pujol Y Miquel Roca
EUROPA PRESS

Roca avisa al expresidente de que "aventuras" independientes pueden romper la cohesión social

BARCELONA, 17 Abr. (EUROPA PRESS) -

El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol y el exsecretario general de CDC Miquel Roca han lamentado este martes que los catalanes rechazaran la demanda del concierto económico durante los años de la Transición.

En la presentación del tercer y último volumen de las memorias del expresidente catalán, de la editorial Proa, han recordado que CDC reivindicó el concierto en 1977 pero que fue la oposición "no nacionalista" la que lo rechazó, entonces representadas por PSC, PSUC y UCD.

Así, ha constatado que sólo CiU y ERC defendían esta reivindicación, también criticada desde el ambiente intelectual que, a su juicio, lo consideraba poco solidario.

"La actitud del resto de partidos fue un error. ¿Qué tendríamos que haber hecho? Plantarnos en la negociación del Estatut de Sau", ha reivindicado Pujol, tras cuestionar la actitud y las pocas alternativas que les ofreció el expresidente de la Generalitat Josep Tarradellas.

Ha admitido también que entonces tenían sólo ocho diputados y que dirigentes como el histórico dirigente del PSUC, Antoni Gutiérrez Díaz --'El Guti--', y también Tarradellas, les pronosticaron que desaparecerían en las siguientes elecciones.

Respecto a la crisis actual, Roca ha advertido a España de que no saldrá adelante si Catalunya no vuelve a ser el motor de crecimiento económico del país, tras defender que no se puede poner en cuestión el esfuerzo "injusto y desproporcionado" que se le exige a los catalanes.

Es más, Roca ha cargado contra el descaro con el que, a su juicio, actualmente actúa España respecto a los intereses catalanes: "¿Cuándo dicen que hay que activar la política productiva piensan en Andalucía? ¿En Extremadura o Galicia?".

Después de que Pujol haya insistido en que el proyecto por el que luchó no tiene cabida en España y que la Catalunya que se quiere imponer no es viable, Roca ha querido defender el trabajo hecho en los años de la transición y ha advertido de que ciertas "aventuras" podrían romper la cohesión en Catalunya.

Roca, que fue uno de los padres de la Constitución, ha destacado que sigue creyendo en su contenido, aunque ha lamentado que no se interprete como desearon entonces, por lo que ve legítimo que muchos catalanes se planteen "nuevos retos".

"Pero la principal responsabilidad de cualquier partido, pero fundamentalmente de uno nacionalista, es mirar hacia atrás para ver quien te sigue, porque no hay nada más patético que mirar hacia atrás y ver que no te hacen caso", ha añadido, además de defender la importancia de preservar la cohesión social.

Para Pujol, España deja pocas salidas a Catalunya, y aunque ha alertado de que la de la independencia es "tremendamente complicada", ha subrayado que no es imposible.

Por ello, ha apelado a actuar con "mentalidad independiente" pese a no ser independientes porque, según Pujol, a Catalunya aún le queda la capacidad de resistir y rehacerse.

"SE PACTA CON QUIEN SE PUEDE"

Pujol también ha defendido a ultranza la acción de gobierno del presidente de la Generalitat, Artur Mas, y ha acusado de "falta de juego limpio" a la oposición por criticar sus pactos con el PP porque "algunos han ahorrado mucho dinero a los catalanes", como el que permite a Catalunya ampliar el plazo para el pago de la deuda con el fin de reducir el déficit.

"Se pacta con quien se puede, sabiendo que no podemos ir muy lejos con ellos, porque el PP tiene una actitud muy hostil contra Catalunya", ha sostenido el expresidente catalán.