Actualizado 15/06/2007 20:42 CET

Londres urge a Odyssey a que diga dónde halló el Cisne Negro y permita que expertos independientes examinen las monedas

MADRID, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno británico ha urgido de nuevo a la empresa estadounidense Odyssey Marine Exploration a que precise dónde halló el pecio del 'Cisne Negro', del que afirma haber rescatado medio millón de monedas de plata y algunas de oro valoradas en 371 millones de euros, así como que permita que expertos independientes examinen los objetos encontrados, informó hoy la Embajada británica en Madrid.

Tras precisar que el Reino Unido "no tiene motivos" para dudar de que Odyssey haya cumplido con todas las leyes correspondientes al trasladar los objetos a Estados Unidos desde Gibraltar, señala que comparte con España el deseo de "recibir más información".

En un comunicado emitido por la legación británica, admite que "sigue habiendo poca información detallada sobre la localización del lugar del cual Odyssey se llevó los objetos, o sobre su procedencia", por lo que cree que "urge establecer los hechos de manera rapida y permitir que expertos independientes en la materia examinen los objetos hallados".

En este sentido, recuerda que Reino Unido, al igual que España, ha planteado preguntas a Odyssey en relación con la procedencia de los objetos.

Asimismo, indica que, en opinión del Reino Unido, los buques de guerra, auxiliares y otros buques o aviones de propiedad u operación estatal y utilizados únicamente para efectuar servicios gubernamentales no comerciales gozan de inmunidad soberana después de hundirse, a no ser que hubieran sido capturados por otro estado antes de hundirse, o el estado de bandera hubiera renunciado expresamente a sus derechos.

Por eso, señala, si los objetos del proyecto Black Swan procedieran de un buque de esta índole, el Reino Unido, al igual que España, "esperará la protección de sus derechos".

De otro lado, Londres aseguró que el contrato que mantiene con Odyssey en relación con la búsqueda del navío británico HMS Sussex "requiere que la empresa cumpla con las pertinentes normas arqueológicas internacionales" y precisó que este convenio "está sometido a una evaluación continua". Asimismo, afirmó que seguirá colaborando estrechamente con el Gobierno español sobre este asunto.